Abel Álvarez: Más que el presentador de los mediodías


Abel Álvarez se convirtió en uno de los presentadores más queridos por el público cubano. Foto tomada de su página en Facebook.

Probablemente exista un antes y un después de Mediodía en TV en la vida de Abel Álvarez, o no. Quizás este influyó tanto en el espacio que llegó a ser conocido como “el programa de Abelito”. Tal vez el medio, el momento, el espacio, lo haya marcado tanto que al formar parte de diferentes canales con programación similar reconoció que los horarios del mediodía en televisión lo perseguían a todas partes.

La complicidad que logró generar este artista con su público fue tan grande que, incluso muchos años después de haber llegado a las pantallas de los hogares cubanos, las personas en la Isla lo recuerdan, y él, por su parte, ha destacado que extraña una audiencia que difiere mucho de la de los otros países donde ha trabajado.

En 2004, según rememora con cariño el propio Abel en su página oficial, su tiempo comenzó a compartirse entre los espacios De Mañana (Radio Taíno) y Verano en TV –junto a otros presentadores como Yumié Rodríguez, Niro de la Rúa y Laritza Camacho-. Para 2005, cuando ya llevaba casi un año en De la Gran Escena, volvió a formar parte del staff del programa del mediodía.

La última emisión de la tercera temporada de este espacio la recuerda, especialmente, debido a todo lo que generó. Durante una hora y media llegaron a reunir más de 90 personas –invitados, público televidente y bomberos- con música y baile en vivo.

Si el 5 de septiembre de 2005 significa mucho para Abel, por haber sido el día en que sale al aire por primera vez Mediodía en TV, el hecho de luego ser elegido por el público como el programa más popular de Cuba, lo es aún más.

Este espacio marcó varias pautas: se dio cobertura a todos los eventos culturales que se relacionaban con el mundo del radio y la televisión; se promocionó la producción televisiva fuera de La Habana y se potenció la labor de los telecentros. Dedicó un apartado también para ciertas acciones de publicidad.

En Cuba, Álvarez se desempeñó en otros roles como reportero en Radio Güines, conductor de Radio Cadena Habana, Radio Progreso, Radio Ciudad de La Habana y Radio Taíno. En la televisión realizó trabajos para CHTV, el Canal Educativo y Cubavisión Internacional.

En el año 2008 se trasladó a México como parte de un evento organizado por la multinacional Telesur y luego aceptó un contrato temporal en ese país.

Posteriormente, pasó a conducir segmentos en telediarios y secciones deportivas en canales de aztecas y estadounidenses. Esto representó un reto para el presentador cubano, pues se enfrentaba a nuevas rutinas productivas y una cultura televisiva diferente.

Después de 20 años ejerciendo su labor en los medios cubanos, se incorporó al canal Estrella TV en Los Ángeles, California. En su perfil, en la web de este espacio, se reconoce su trayectoria, tanto dentro como fuera de Cuba.

Además de estas funciones en diferentes espacios televisivos, Álvarez mantiene al tanto a sus seguidores sobre diversos temas de actualidad en sus páginas. En los últimos meses analizó audiovisuales extranjeros y presentó un resumen sobre el quehacer cinematográfico de la Isla.

Disfruta de un fragmento de Mediodía en TV