Celia Cruz: Desde el rechazo del público hasta el Guinness y los Grammys

4 min


Print Friendly, PDF & Email
En julio de 1960, Celia se fue a México para cumplir un contrato con la Sonora Matancera. No tenía idea de que ese sería el adiós definitivo a su Isla. Foto tomada de Luz Noticias.

Una señora mayor toma un puñado de tierra y se lo lleva consigo para que, el día en que muera, lo echen en su ataúd. Es 1990 y será la última vez que Celia Cruz pise el país donde nació. Trece años más tarde dejará de existir y en la despedida le acompañarán aquellos gramos de patria.

Si hubiera una palabra para describir a la Reina de la Salsa, no habría ni que pensarlo: AZÚCAR!!! El “sacaroso” vocablo hace las veces de cortina que se descorre para presentarla. A su llegada al escenario, ella viene con esa sandunga que pocos traen en su ADN y una suerte de bizarra elegancia, que trae escondida detrás de las lentejuelas y el enorme moño.

Úrsula Hilaria Celia de la Caridad De La Santísima Trinidad Cruz Alfonso nació el 21 de octubre de 1925 en el capitalino barrio de Santos Suárez. Cuando todavía no levanta más de dos cuartas del piso, la música comienza a salirle sola, en forma de canciones de cuna para el batallón de hermanos y primos con los que convive.

Pasan los años, y la atracción de la niña por el ritmo se vuelve cada vez más incontenible. Para complacer a papá, escoge la carrera de magisterio, aunque en secreto, tanto ella como la madre saben que el arte es lo suyo. Casi al final del camino para convertirse en profesora, desiste. Es más fuerte su vocación que el poder patriarcal. El tiempo le dará la razón.

La ruta al éxito empieza por la radio, como una simple aficionada. Un tango le abre las puertas definitivamente y en lo adelante el ascenso será imparable. El mítico Roderico Neyra, conocido por todos como Rodney, percibe el talento de la muchacha y la suma a sus Mulatas de Fuego, agrupación con la que la joven conoce y conquista Venezuela. Es 1948 y lo mejor está todavía por llegar.

En el 50, hay malas noticias para la Sonora Matancera. Myrta Silva, su voz principal, se marcha a Puerto Rico, y deja “coja” a la orquesta. De pronto, el nombre de Celia Cruz se vuelve la principal carta que jugará el empresario Rafael Sotolongo para revitalizar el conjunto.

Debuta finalmente con la Sonora en el show “Cascabeles Candado”, aunque la sonrisa no le durará tanto como ella piensa. Primero, los arreglos que le dan, no van con su timbre. Luego, resulta que a la gente no le gustó aquella nueva cara en la orquesta, y llovieron las cartas para pedir su adiós. Para colmo, Sidney Siegel, mánager de SEECO Records, opina que una voz femenina no vende discos. En medio del temporal, solo Rogelio Martínez, director de la banda, pone las manos en el fuego por ella. Y no se quema.

La recompensa viene en 1951 en forma de LP. En aquella grabación, que hoy bien pudiera estar en el Museo Nacional de la Música, se incluyen dos temas antológicos como son Cao Cao Maní Picáo –compuesta por José Carbó Menéndez- en la cara A y en la B, Mata Siguaraya -de Lino Frías.

En julio de 1960, Celia se va a México para cumplir un contrato con la Sonora. No tiene ni idea de que ese es el adiós definitivo a su Isla y también a su padre, Simón, quien fallece un mes más tarde. Dos años después, el 7 de abril, muere Catalina, su madre.

Su etapa con la Sonora finaliza en 1965, 188 números después. Entre los hits que han dejó para la posteridad la asociación, aparecen algunos como Burundanga, El Yerberito Moderno, Tu voz, La sopa en botella, Pa’ la paloma y Caramelo.

Pedro Knight, segundo trompetista de la Sonora, no pudo dejar de mirarla ni un segundo cuando la tuvo delante. Quedó hipnotizado por aquella mulata y su energía en el escenario. Se había enamorado. Pasó el tiempo y decidió declarársele. Se casaron el 14 de julio del ’62, en el estado de Connecticut.

La historia de amor entre el trompetista y la diva fue tan grande que él fue capaz de dejar su puesto en la Sonora para convertirse en su representante. Aunque ahí terminó su relación con aquel instrumento que le había dado tanta vida, Perucho, como ella le decía, jamás tuvo reproches, y menos todavía sintió que el brillo de su compañera lo opacara. En todo caso, se dedicó a disfrutar de su magia durante los 40 años que estuvieron juntos.

Y triunfó la menuda sonera a noventa millas de casa. Junto a los legendarios FANIA All-Stars, grabó un live en el Yankee Stadium que todavía eriza la piel. Con ella tuvieron el placer de compartir los focos grandes como Willy Chirino, Tito Puentes, Vicentico Valdés, Willie Colón, Oscar D’León  y Luciano Pavarotti. Prestó su voz para homenajear a leyendas como Lola Flores y Benny Moré, y fue retribuida con creces cuando superestrellas de la talla de Gloria Gaynor, Marc Anthony, Gilberto Santa Rosa, Gloria Estefan y Patti LaBelle, cantaron sus canciones.

En la vitrina familiar quedan las huellas de su paso por los más grandes escenarios, entre los que se cuentan nada menos que el Carnegie Hall, Viña del Mar, Tropicana y el Madison Square Garden. Allí están también los dos Grammy y los cinco galardones de su versión latina. A eso se suman sus más de 80 álbumes, repartidos entre los individuales y los realizados con la Sonora, FANIA, y un sinnúmero de colaboraciones a dúo con diferentes productores y colegas.

Celia Cruz mantiene el récord Guiness por haber congregado a la mayor cantidad de personas bailando al aire libre. Pasó en 1987 en la Plaza de España de la canaria Santa Cruz de Tenerife, sitio donde se reunieron 250 mil almas, guiadas por su sabrosura. En 2004, el alcalde de la isla la nombró como Reina de Honor del carnaval que tiene lugar allí cada año.

A finales de los 90, volvió a posicionarse en las listas más importantes con el inolvidable La vida es un carnaval, tema que, versionado por Isaac Delgado, de alguna forma la puso de vuelta en los oídos de otros compatriotas. Años más tarde, en 2001, demostró su capacidad para adaptarse a las nuevas sonoridades y, a golpe de rap, les dijo a todos que La negra tiene tumbao. Ese fue el último gran éxito de su carrera. Tenía 75 años y parecía más viva que nunca.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

877 compartidas

¿Cuál es Tu Reacción?

Me entristece Me entristece
1
Me entristece
Me divierte Me divierte
0
Me divierte
Me encanta Me encanta
5
Me encanta
Me asombra Me asombra
0
Me asombra
Ñoo Ñoo
1
Ñoo

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sandy Mederos

× ¡¡¡Contáctanos!!!
Choose A Format
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Countdown
The Classic Internet Countdowns
Open List
Submit your own item and vote up for the best submission
Ranked List
Upvote or downvote to decide the best list item
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF
Gif
GIF format

Send this to a friend