fbpx

Frank González, mucho más que la voz de Elpidio Valdés

2 min


Si alguien preguntara qué tienen en común los animados Mazinger Z, Voltus 5, Elpidio Valdés, Vampiros en La Habana, El paso del Yabebirí y Matojo no nada nada, poco se podría decir. Sin embargo, más allá de la animación de sus fotogramas, existe otro hecho destacable: la voz de uno o varios personajes corresponde a la misma persona.

Frank González, quien recibiera en 2019 el Premio Nacional de TV por la Obra de la Vida, es el alma detrás de esos dibujos. Aunque pareciera que este es un trabajo anónimo, no son pocos los que lo identifican en cualquiera de los que realizó. “Me enorgullece mucho que cuando alguien me ve por la calle dice: -¡Mira, por ahí va Elpidio Valdés!”, contó el actor en una ocasión al portal Cubacine.




Los doblajes no son tarea fácil. Requieren un dominio de la voz, una correcta dicción y un entrenamiento del aparato fonador muy constante para lograrlo. Sin embargo, Frank iba un paso por delante. Dice que no es solo tener habilidad para cambiar la voz. Para él, darle vida a un personaje a partir de una caricatura implica ponerse en la piel de un niño, “requiere de imaginación, fantasía, y de un trabajo con las cuerdas vocales hasta conseguir diseñarlo lo más cercano posible a lo que imaginó el niño cuando leyó la historieta. Es comenzar a probar en un micrófono hasta encontrar la voz, el timbre que funciona, las características sonoras que debe llevar el personaje a partir de sus cualidades físicas y psicológicas; yo diría que es casi innato”, comentó a la revista Excelencias.




Todo esto se complejiza aún más cuando se debe dominar la fonética de varios idiomas, cuestión que Frank tenía muy bien controlada.

Su vinculación a la radio y la televisión en Cuba fue muy extensa. Se destacó como actor, aunque su formación no estuvo encaminada, desde un inicio, en ese ámbito. Comenzó como artista aficionado, mientras pasaba el Servicio Militar, donde se unió a grupos de teatro y musicales. El primer acercamiento al Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) fue siendo diseñador de vestuario y decorador. Para este último rol, como para todos, Frank también se preparó rigurosamente.




Trabajó con prestigiosos directores como Juan Padrón y Tulio Raggi. En las tablas también se destacó. Sus actuaciones en teatro han sido reconocidas por varios críticos. Sus personajes en la telenovela Si me pudieras querer y las aventuras Los pequeños fugitivos todavía son recordados.

Muchos son los reconocimientos que ha recibido: Micrófono de la Radio Cubana, Distinción por la Cultura Nacional, premios de actuación y narración… por las siguientes obras, donde dio voz a uno o varios personajes.




Falleció en La Habana, el 9 de abril de 2021, a los 74 años.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!