fbpx

Casi pierde la vida, pero este cubano logró debutar en MLB y consiguió algo histórico

3 min


El cubano perteneció, entre otras, a la franquicia de los Yankees. En la imagen se le ve junto al estelar Masahiro Tanaka. Foto: The New York Times.

Así comenzaba una entrevista que publicó en 2014 el Dayton Daily News: “Eddy Rodríguez lloró cuando su padre le dijo que no regresarían a Cuba. Su hermana, Yanisbet, llora ahora mientras habla de aquel viaje de tres días hacia los Estados Unidos en 1993. Yanisbet tenía 12 años en esa época, Eddy no había cumplido ocho. Ella recuerda la tenebrosa ruta que hicieron en el bote de pesca de su padre. Fueron a la playa en la noche, a pescar. Llevaron arroz amarillo y pollo para comer. Su madre les dio unas pastillas para dormir”.

En otras conversaciones, conoceremos que Eddy entendió que se iban del país tiempo después de comenzar la travesía. Más tarde también contará que la embarcación casi se rompe en una tormenta, que se quedaron sin comida y empezaron a ingerir granos de café hasta que fueron avistados por guardacostas norteamericanos. Luego se establecieron en Miami.



***

Con el paso de los años, el joven, nacido en Villa Clara en 1985, empezó a hacerse de un nombre en el béisbol colegial floridano. Jugó para los Miami Hurricanes, elenco universitario en el que fue de menos a más y destacó, sobre todo, por su defensa detrás del plato, aunque dejó buenas sensaciones a la ofensiva.

En 2006 fue elegido por los Reds en la vigésima ronda del draft. Con la organización de la Liga Nacional llegó hasta AA, cuando en 2008 disputó siete partidos con Chattanooga Lookouts. En 2008 finalizó su vínculo con los Rojos y, con ello, dejó atrás una etapa en la que mantuvo números bastante discretos, pero siguió sobresaliendo como máscara.




En 2009 salió del sistema de MLB y disputó la prestigiosa liga independiente American Association. Primero defendió los colores de El Paso Diablos y en 2010 se puso la franela de Sioux Falls Pheasants. En ambas contiendas estuvo como regular y consiguió porcentajes de embasado nada despreciables, además de empujar casi cien carreras en 164 choques. Con ese último elenco, fue fundamental para que sus pitchers terminaran como los segundos con mejor P.C.L. de la liga y, además, puso out a 24 corredores que le salieron al robo.

Histórico: Los cubanos con participaciones más breves en MLB

Su buen desempeño en ese circuito provocó que en 2011 los Padres le ofrecieran un contrato de Liga Menor. Especialistas vaticinaban que el antillano pelearía por un puesto en el nivel AA. Comenzó en A+ y en ese mismo año llegó hasta AAA. Tuvo un ascenso meteórico dentro de la franquicia: su calidad como defensor validaba cada una de sus promociones. En San Diego necesitaban un receptor con seguridad detrás del plato y Eddy, perfectamente, entraba dentro de ese espectro.




El 1 de agosto de 2012 tuvo cerca el sueño de debutar en la Gran Carpa. Lo enviaron al roster principal luego de que su compatriota, Yasmani Grandal, fuera colocado en la lista de lesionados. Debutó al día siguiente y en su primer turno al bate le conectó cuadrangular al abridor de los Reds, Johnny Cueto. Fue el pelotero número 66 en conseguir tal hazaña dentro de la Liga Nacional. El primer cubano en hacerlo había sido Bert Campaneris, el 23 de julio de 1964, cuando formaba parte de los Royals. Curiosamente, según reflejan los anales del “viejo circuito”, el beisbolista 67 en llevarse las cercas en su primera vez en el cajón de bateo en MLB fue el también cubano Jorge Soler, cuando la sacó del parque el 27 de agosto de 2014, jugando para los Cubs.

Después jugaría en otro encuentro y su paso por la mejor pelota del planeta quedaría en siete comparecencias y un indiscutible (el vuelacercas de marras), dos boletos y tres ponches. Siete días después de su debut lo mandarían a AAA. Un mes más tarde sería designado para asignación, luego lo volvieron a contratar y en 2013 regresó a las Menores con los frailes.




Después pasó por las granjas de Rays y Yankees (en dos ocasiones), incluso los “mulos de Manhattan” lo invitaron a un spring training, pero no volvería a pisar un terreno de juego como parte del Big Show. Decidió terminar su carrera a finales de 2017 y luego fungió como coordinador de receptores en las Menores de Los Ángeles Angels y en 2020 fue nombrado como entrenador de catchers de los Marlins.

Disfruta del único hit del cubano en la Gran Carpa


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!