fbpx

Conozca a la joya cubana que los Atléticos de Oakland no quieren perder

3 min


El cubano es uno de los lanzadores con mejores condiciones en el sistema de ligas menores de Oakland. Foto: Athletics Nation.

Las noticias acerca del mejor béisbol del mundo nunca se detienen. Varias organizaciones siguen trabajando sobre sus estrategias para esta temporada de 2021, año que debe traer consigo, esperemos, una campaña diferente a la que nos dejó el 2020, al menos en cuanto a rendimientos individuales y colectivos se refiere.

Desde hace meses, muchos vaticinaron, a partir de las necesidades, qué jugadores necesitaba cada franquicia para aspirar a mejorar su trabajo y asentar los proyectos en los cuales se centrarán durante los venideros años. Sobre esto último, antes del inicio de la contienda, los elencos ofrecieron pistas luego de dar a conocer sus primeras versiones de los rosters de 40 hombres y, con ellas, los jugadores que deseaban proteger del “draft de regla 5”.




¿Qué es el “draft de regla 5”? Vamos a resumirlo: en cada mes de diciembre, los equipos pueden reclamar jugadores de otras organizaciones que no estén incluidos en las nóminas de 40 peloteros. Para ser llamados por otros, los beisbolistas tienen que cumplir las siguientes condiciones: haber sido contratados a los 19 y llevar cuatro años de experiencia en las Menores, o haber pactado a los 18 y poseer cinco campañas en el sistema de granjas. Solo pueden ser firmados por otros conjuntos si no forman parte del roster de 40. Luego, la entidad a la que llega tiene que colocarlo en su listado de 25 (no puede ser bajado) y, en caso de que no lo haga, deberá enviarlo de vuelta a la franquicia desde donde lo trajo.




Para evitar una fuga de talentos, Atléticos de Oakland decidió sumar a tres jóvenes a su listado de 40. Ellos son el lanzador derecho dominicano Wandisson Charles, el jardinero, primera base y antesalista norteamericano, Greg Deichmann, y el serpentinero cubano Luis Miguel Romero. Esta decisión habla, hasta cierto punto, de la confianza que ha depositado la organización, al menos a corto plazo (pueden ser cambiados eventualmente más adelante), en estas tres noveles figuras.

Lázaro Armenteros: “Nunca pensé irme de Cuba, pero conmigo se cometió una injusticia”

Hablemos ahora del guantanamero y de su rápida historia de ascenso en el sistema de Ligas Menores de los A´s. Luis disputó cuatro series nacionales antes de salir de Cuba con los Indios del Guaso y cerró con balance de 9-8, con 9 salvados y 5.02 de promedio de efectividad. Ponchó 74 veces y dio 61 boletos. Su mejor versión la vimos en la 2015-2016, la última temporada antes de dejar el país: siete triunfos, dos derrotas, ocho puntos por juegos salvados y 23 estrucados. Poco ruido hizo, pero era fácil de notar que su carrera comenzaba a despuntar cuatro almanaques atrás.

A inicios de 2017 se conoció que Oakland le había ofrecido un contrato de liga menor y un bono de 300 mil dólares. Ese mismo año vio acción en la Dominican Summer League y llegó, incluso, hasta el nivel A+, en el que comenzó a dar muestras de la clase que poseía: en 8 partidos (solo uno como abridor) y 18.1 innings, ganó tres, perdió uno y ponchó en 25 ocasiones.




En 2018 avanzó hasta AA y su rendimiento siguió en constante mejoría, a pesar de que hasta ese momento no tenía muy buenos números en cuanto a limpias y WHIP, pero sabemos que en esos niveles de béisbol, sobre todo los lanzadores, trabajan en relación a objetivos y exigencias específicas.

Un año más tarde se afianzó en AAA con Las Vegas Aviators (4-1; 3.96 de ERA; 3 SV; 81 K y 36 BB). Su eficacia en dicha justa lo llevó a ser tenido en cuenta por los Indios de Mayagüez, elenco que disputa la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico. En tierras boricuas estuvo casi impecable: ganó dos, no perdió y recetó 13 ponches en 12.1 entradas.




A pocas semanas de iniciarse la pasada campaña de MLB, fue incluido en el roster de 60 y se habló de la posibilidad de que debutase en la Gran Carpa en 2020. Ese último suceso finalmente no ocurrió, y el derecho de 26 años tendrá que esperar para tener nuevamente la posibilidad de acercarse a su sueño.

De acuerdo con varias publicaciones, Romero tiene potencial para convertirse en un hombre de bullpen en Las Mayores. Posee una recta sostenida entre 95-98 mph y, según se dice, ha llegado a lanzar a 100 mph. En tiempos recientes se ha enfocado en sus envíos rompientes (sliders que envía hacia el home a 88-89 y curvas a 84-85) y ha perfeccionado su cambio y slider. Añadió también una cutter.

El coordinador de pitcheo de ligas menores de los A´s dijo sobre él a Baseball America: “Mejora cada mes. Continúa reduciendo las bases por bolas y ha aprendido a tirar rompimientos cuando está detrás en el conteo”.






¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!