fbpx

El legado artístico de la fallecida actriz Cruz Pérez: personajes y grandes momentos de su trayectoria

2 min


Cruz Pérez. Foto tomada del sitio web de la radio cubana.

En el mes de mayo vio la luz en 1939 y en mayo se despidió hace unas horas.

“Si vuelvo a nacer, quiero que sea en el mismo lugar”, había dicho Lázara Cruz Pérez Ávila, quien se crio en un pueblito de la antigua provincia de Camagüey, hoy perteneciente a Ciego de Ávila. De allí recuerda la relación entre los vecinos, todos preocupados, unidos como familia.




Luego de una boda, una separación y dos hijos, abandonó su terruño para perseguir el sueño de ser actriz. Al llegar a La Habana buscaban extras para una película y con Asalto al tren central (1967) tuvo su primer acercamiento con el cine.

De la gran pantalla pasó a la radio. La emisora de la alegría, Radio Progreso, la acogió en el programa Guía de pioneros, donde debía imitar voces infantiles. De esa “hermosa travesía”, como ella misma definió aquella etapa, conoció al que fuera su esposo, el locutor César Arredondo.




No obstante, fue la televisión la que mayores satisfacciones y reconocimientos le otorgó. Entre los muchos personajes que interpretó estuvieron:

-Alicia en Los mambises (1969). De este, dijo: “moría en un momento de la trama. Aún guardo las cartas de los televidentes pidiendo que me salvaran”. El audiovisual era un homenaje por el siglo del inicio de la gesta independentista en Cuba.




-Gitana Cruz, en la versión de 1971 de la aventura Enrique de Lagardere. Este rol, en un inicio, sería breve, “pero gustó tanto que el escritor tuvo que agrandarlo”. La obra está basada en el clásico El Jorobado o Enrique de Lagardere, del escritor francés Paul Féval.

-Cacha, la dueña del burdel en la telenovela Al compás del son (2004). Su hijo, Chucho (Ulises González), desconocía la profesión de su madre. En su prostíbulo tenían lugar las más variadas situaciones: desengaños, amoríos…

Participó, entre otras obras, en el teatro para televisión Recuerdos de Tulipa (2000), de Rolando Chiong, quien llevó a la pantalla una adaptación del original de Manuel Reguera Saumell, donde se narraba la vida de una mujer que luchaba por su sueño: ser estrella de circo.




Aunque se jubiló en 2007, más adelante tuvo otras apariciones:

-Julia, en la telenovela En fin, el mar (2018). Fue este, quizás, el personaje que más se le parecía, pues las dos “hablaban con las plantas”. Cuando le propusieron el rol, dudó en aceptarlo, debido a que acababa de perder a un hijo, se sentía triste, pero allí “encontró una fuga necesaria para el dolor”.

-Isabel, en el tercer capítulo de la segunda temporada de Rompiendo el silencio (2021).




No siguió una formación académica artística. Gran parte de sus conocimientos de interpretación los recibió del maestro Vicente Revuelta. Estudió Historia del arte en la universidad y reconoció que cuando impartían los contenidos de los grandes clásicos, ya ella los conocía por haberlos trabajado en personajes para los diferentes medios.

Había recibido el reconocimiento del público, así como el premio ACTUAR por la obra de la vida en 2019, entregado por esa agencia de representación.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!