fbpx

De ganar la Triple Corona a una carrera que va en declive

3 min


El cubano ya estuvo en la final del pasado año. Foto: Federación Italiana de Béisbol y Sóftbol.

El pasado 18 de agosto, la Serie A italiana llegó a su final luego del triunfo de San Marino sobre el Unipolsai Fortitudo Bologna, en una serie donde saldría vencedor quien primero lograra victorias en tres partidos. Los actuales monarcas solo cedieron en un choque.

Tiago da Silva, lanzador derecho nacido en Brasil, pero que representa a Italia, se marchó por la puerta ancha en dos ocasiones y se llevó el premio al Jugador Más Valioso de esa etapa decisiva. Más que fundamental fue este hombre que llegó como refuerzo para la última fase, en el quinto título de los representantes de la más antigua república europea, cuyo equipo disputa el certamen debido a un acuerdo entre los Comités Olímpicos de ambas naciones, según refleja en su web la Confederación Mundial de Béisbol y Sóftbol (WBSC, por sus siglas en inglés).




Como informamos aquí días atrás, al plantel boloñés se había incorporado recientemente el cubano Elián Leyva, en quienes volvieron a confiar los campeones de 2020 por su experiencia desde el box, pero no estuvo a la altura el año pasado (solo apareció en un desafío, le batearon para .313 y cargó con la derrota) y tampoco en este.

Resulta que el mayabequense, uno de los refuerzos estrellas del conjunto, no mostró su mejor nivel, pese a tener buenas actuaciones en su incursión más cercana con los Piratas de Campeche de la Liga Mexicana de Béisbol en esta misma campaña.




El rendimiento que exhibió con la franela filibustera podía haber sido un elemento a su favor, pero en el propio 2021 ya había tenido varios altibajos en el mismo circuito azteca defendiendo las camisetas de los Algodoneros de Unión Laguna y Tecolotes de los Dos Laredos, con quienes no estuvo ni cerca de cumplir con lo que se esperaba de él.

En la final, el ex miembro de la organización de los Bravos de Atlanta subió al montículo en la novena entrada del primer encuentro, tras el abridor Raúl José Rivero y el relevista Murilo Brolo Gouvea. Tomó la bola con el duelo a favor de los rivales 4-3, dio el cero y luego su equipo logró empatar para llevar las acciones a extrainnings. No concedió muchas libertades en el décimo y el onceno, pero en el duodécimo le fabricaron dos carreras y se apuntó la derrota (el resultado fue 6-4). Ponchó en seis ocasiones y permitió un boleto de libre tránsito.




Volvió a trabajar en el cuarto juego (el marcador final reflejó otra derrota del Unipolsai 5-3), nuevamente en las postrimerías, por detrás del mismo lanzador al que había sucedido en la ocasión previa. En esa oportunidad solo vio actividad durante el último capítulo y no le hicieron anotaciones, eliminó a un contrario por la vía de los tres strikes y a otro puso en primera luego de base por bolas. Salió sin decisión, pues al abridor, Rivero, le hicieron cuatro limpias, cifra a la que nunca pudieron llegar los suyos.

Resumimos su actuación en la final: transitó durante cinco innings completos, le pegaron cuatro indiscutibles, ponchó a siete, propinó dos boletos y le hicieron dos carreras, ambas sin la sombra de un error. Otro resumen: sigue Elián con una carrera en declive, muy alejada de los tiempos en que hizo historia, luego de su Triple Corona con los Charros de Jalisco en el campeonato celebrado entre finales de 2018 e inicios de 2019 en la Liga Mexicana del Pacífico.

Pese a lo anterior, una salvedad: Leyva se mostró dominante en varios momentos con el elenco de Bologna (su número de SO lo demuestra), pero también fue víctima de la fatalidad, cuando permitió esas dos carreras que lo llevaron a perder uno de los juegos. Más allá de ello, jamás ha vuelto a ser el mismo que una vez encandiló a muchos.





¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!