fbpx

El Barbero de La Habana… en Sevilla: un negocio que difunde la cultura cubana en España

5 min


Rode Quintero Rojas. Foto cortesía de El barbero de La Habana.

Existe un pedacito de La Habana en Sevilla, en el que se puede jugar dominó (con fichas hasta el doble nueve), tomar un mojito y hablar de las tradiciones de la isla caribeña. Este local, ubicado en la calle Cortijo de la Albarrana, es una peluquería, especializada en niños y caballeros.

Rode Quintero Rojas es el barbero al frente de este emprendimiento y, en el Día Internacional del Peluquero, no podíamos tener un mejor entrevistado. Desde Cubalite intercambiamos con él, vía WhatsApp, y el capitalino, asentado en la urbe española desde 2006, nos respondió cada pregunta como si nos conociera de toda la vida.




***

El barbero de Sevilla es una ópera italiana, del género bufo o comedia, cuya versión original contó con música de Rossini. La trama se centra en el amor imposible de una pareja y en la ayuda de Fígaro, el barbero, quien permitía la unión de los enamorados. Fue estrenada en 1816.

Doscientos años después, en otro sitio, es nuevamente un barbero el protagonista de una historia: llevar retazos de La Habana hasta Sevilla.




De cómo se enamora uno del arte de las tijeras y los cortes

“El oficio de barbero siempre lo he tenido”, afirma Rode antes de mencionar una lista de instituciones que avalaron su formación.

“Con 15 años ejercía de manera empírica cortándoles los cabellos a mis amigos en El Vedado. Eso siempre me gustó mucho. Me fijaba en cómo lo hacían los demás. Una peluquera que venía por el barrio me sirvió de guía. Los padres llevaban a sus hijos a una peluquería donde había viejos barberos que les hacían cosas, digamos, cheas. Yo, en cambio, les cortaba el pelo en sus propios hogares y les hacía pelados a la moda”.




“A los 20 años me gradué. Eso sería por 1993. Pasé un curso en la Escuela de Peluquería de Centro Habana y la Escuela Provincial de Barbería y Peluquería. Trabajé en diferentes locales en La Habana. Me hice autónomo desde el 95 al 99 y después desde 2002 hasta 2006”.

En ese intermedio, su espíritu emprendedor lo llevó a otras tierras y recorrió varias peluquerías de Buenos Aires. Al retornar a Cuba, el proyecto Arte Corte fue el que ocupó su tiempo.




De La Habana a Sevilla

“En 2006 llegué a España. Acerté mucho con Andalucía, con Sevilla en este caso, aunque no niego que en Cádiz me hubiera gustado trabajar, pues tienen mucha afinidad con nuestra cultura.

“Cuando llegué, empecé en una peluquería en la que estuve durante trece años, siempre con la inquietud de tener mi propia barbería y brindar ese pedacito de mí y mi experiencia”.

Sueño cumplido: el barbero de La Habana en Sevilla

Foto cortesía de El barbero de La Habana.

“Siempre quise que mi barbería tuviera mi toque de cubanía, de Latinoamérica, que tenga lo que representa a nuestra cultura”.

La decoración y la buena vibra que se respira en ese espacio te transporta a Cuba.

“Lo principal que hay de La Habana en la peluquería, sin ningún motivo de idolatría o egocentrismo, es el peluquero: nacido y criado allí, aunque algunas personas aquí no se lo crean. Mi forma de ser, mi idiosincrasia, lo jovial… eso enseguida da esa particularidad de los cubanos. También tengo un afiche del Morro. Mi logo es el faro de la bahía, visto desde el malecón”.




La magia se completa con la música, el mojito, el café. “Brindo el café cubano, el Hola. A la gente que viaja a Cuba le pido que me traiga y aquí gustan de ese”.

Alrededor de la mesa de dominó, antes de la pandemia, “hacíamos quedadas y compartíamos con los ancianitos del barrio, que están jubilados y se aburren”.

“Quise ver la pelu con ese sello y quiero que, más que un lugar para venir a cortarse el cabello, sea un sitio para pasar el rato. Pueden llegar a jugar dominó, a tomarse un mojito, a charlar de cualquier tema”.

Los servicios

“En la barbería brindo servicios de corte, lavado y peinado. A niños, caballeros y ancianos de todas las edades, aunque también asisten mujeres y niñas.

“Para los peques tengo un cochecito, un sillón chico, y se sienten a gusto. Siempre recuerdo cuando mi padre me llevaba a la Escuela de Barbería de Centro Habana y veía sillones de ese tipo; yo quería que siempre me cortaran el pelo ahí”.

Los niños son clientes difíciles (se quejan, lloran) y Rode lo sabe bien. “Pensé que si me enfocaba en público infantil iba a ganar más clientes, puesto que una vez que te los ganas, son para toda la vida”.

Entre otros servicios, ofrece tintes y mechas para hombres, “aunque se haga la excepción con alguna que otra mujer. Para ellos, también arreglo las barbas; están muy de moda los barber shop hipsters”.




Un poco de historia: La Habana y Sevilla, dos pueblos hermanos

Foto cortesía de El barbero de La Habana.

A 15 años de su llegada, Rode habla con la experiencia y la sabiduría de quien ha vivido y sufrido lo mejor de ambos lugares. Desde su barbería no deja morir la historia de su país y siempre se documenta sobre la relación entre su tierra natal y Sevilla.

“Nada más llegar aquí me hablaron sobre Antonio Machín, cantante cubano que vino hasta acá y con el que la gente empatizó mucho por su música. También escuché sobre los diferentes artistas de la mayor de las Antillas que estuvieron en la Expo del 92, como Celia Cruz y otros. Eso siempre me lo cuentan los clientes”.

Otro punto en común entre La Habana y Sevilla, con la música, lo constituyen las canciones de ida y vuelta traídas de España, que se “transculturaban” y cuyas letras eran versionadas…




“Por nuestra sangre corren genes andaluces, pues a América fueron muchos provenientes de Andalucía y extremeños, por eso es que hablamos de modo similar, comiéndonos las letras.”

Como el que opina con conocimiento de causa, nos dice: “nuestros modos de ser y nuestra cultura hispanoamericana está fuertemente influenciada por el sur de España”.




“En la actualidad, Cuba está en el corazón de Sevilla. Con la situación que está pasando allá, los sevillanos le han pedido cuentas al gobierno de aquí por no apoyar al pueblo cubano. Enseguida sientes la energía de la gente y la afinidad. Casi todos tienen una relación especial, algún abuelo u otro antepasado. Muchos han ido y otros están deseando ir”.

***

El Barbero de Sevilla también tiene una web en la que mantiene actualizados a sus clientes de toda la vida (y los potenciales) sobre novedades y consejos del mundo de la estética. Puedes seguirlo también en su página en Facebook.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!