fbpx

Aquí, exclusiva con el representante de Cuba en el Mundial de Piqué e Ibai Llanos

5 min


Este joven lleva algunos años practicando atletismo y ha obtenido varias preseas en 800 metros planos. Foto tomada de su perfil en Instagram (@eriicguzz).

La Balloon World Cup, o Copa Mundial de Globos (BWC), es un evento que surgió de la forma más espontánea posible. Todo empezó cuando se viralizó en Tik Tok un video en el que Antonio Arredondo, estudiante universitario de Oregon (Estados Unidos), y sus hermanos, jugaban a no dejar que un globo tocara el suelo. Luego, el streamer y presentador español, Ibai Llanos, sintió que esa idea tan común podría convertirse en algo más y llamó a su colega Gerard Piqué para proponerle crear un negocio a partir de todo aquello.

Después de que Ibai y Gerard se pusieron de acuerdo, comenzó la promoción para sumar participantes, hasta que eventualmente llegaron a sumar 32 personas de igual cantidad de naciones, quienes este 14 de octubre serán protagonistas de la singular justa, cuya sede será el conocido parque temático PortAventura, ubicado en Cataluña, España.




Los principales países que tendrán representación en la justa serán la sede, y Estados Unidos, sitio desde donde viajaron los propios “inventores” para ser parte de este proyecto. Además, habrá “globistas” de Alemania, Andorra, Armenia, Bolivia, Bulgaria, Chile, Estados Unidos, Francia, Guinea Ecuatorial, Cuba, entre otros.

El principio del juego es sencillo: dos jugadores se enfrentarán en cada ronda, al mejor de tres intentos, y el objetivo será hacer que el globo toque el suelo antes de que el rival pueda evitarlo. Así se irán disputando las etapas de eliminación directa hasta que llegue la final, en donde el vencedor se llevará un premio total de 10 mil euros. El ejemplo de un “partido” sería este:

Para defender los colores de la Mayor de las Antillas estará Eric Guzmán González, un joven español de madre cubana. El muchacho de 19 años y atleta profesional de 800 metros lisos, declaró, en su video de presentación, tener “muchísimas ganas de representar al país de sus raíces en este nuevo deporte”.

Según contó Eric, en exclusiva para Cubalite, su madre, oriunda de La Habana, marchó hacia España en 1993, a la edad de 17 años. Casi una década más tarde nació él, el 29 de enero de 2002 y tardó poco tiempo en entender que el deporte era lo suyo.




“Comencé a practicar deportes con cinco o seis años. Por entonces jugaba fútbol, baloncesto y balonmano en el colegio, pero no fue hasta los siete que corrí mi primer cross country y me di cuenta de que me gustaba esa disciplina, pues notaba también que era bastante rápido y que, posiblemente, me iría bien en ese tipo de competencias”, nos comentó Eric.

De la Balloon World Cup se enteró por Ibai, a quien sigue con frecuencia y decidió apuntarse aun sabiendo que era difícil que lo seleccionaran, pero con la ilusión de representar a Cuba y a su familia.

“Al final me terminaron cogiendo y la verdad no me imaginé nunca que participaría en una competición tan diferente. Igual soy una persona que disfruta hacer cosas nuevas y, cuando vi de lo que trataba, me dieron muchas ganas de ser parte de esta”.




“Personalmente, no tengo claras mis expectativas para la BWC, pero soy una persona muy competitiva, y si me apunto en algo es porque sé que puedo llegar a ganarlo, así que esa será mi mentalidad: dar mi mejor versión y llegar los más lejos posible”.

Más allá de este cercano reto, Eric tiene otras metas muy claras, pues sobre la pista ha ido cosechando ya sus primeros éxitos en categorías menores, también aspira a ser internacional por su nación y, con ello, tener la posibilidad de clasificar a unos Juegos Olímpicos absolutos algún día.

Según refleja la página de la Real Federación Española de Atletismo, Guzmán debutó competitivamente el 2 de febrero de 2013, cuando participó en el Control de Pruebas Combinadas de Palafrugell.




Uno de los sueños de Eric es competir en los Juegos Olímpicos defendiendo la bandera de su tierra natal. Foto tomada de su perfil en Instagram (@eriicguzz).

En los siguientes años continuó asistiendo a lides dentro de Cataluña, triunfó en categorías infantiles y cadetes hasta que en 2018 se colgó la medalla de plata en los 800 metros del Campeonato Europeo de Atletismo sub-18, celebrado en Gyor, Hungría, sitio en donde consiguió parar los relojes en 1:49.19 min, su mejor marca hasta la fecha en la doble vuelta al óvalo.

En el mismo 2018 fue semifinalista en la Olimpiada Juvenil de Buenos Aires y logró sendos subtítulos de esa categoría en los torneos nacionales al aire libre y en pista cubierta. Al año siguiente, repitió los resultados en el escenario doméstico y también sumó el oro en la Copa Ibérica GO fit de su categoría.




Aunque 2020 fue un año complicado, logró mejorar su tiempo en los 800 sobre pista cubierta (1:51.95), fue subcampeón español sub-20 y avanzó a semis del Campeonato Nacional absoluto.

Durante el actual año llegó su mayor alegría, pues se impuso en el nacional sub-20 en pista cubierta, efectuado en Antequera, Málaga. En la final dejó crono de 1:56.80 y superó a dos fuertes contrincantes como Jan Badía (1:56.96) y Mikel Calvo (1:57.55). Sin embargo, tras este instante de alegría y justo hace unos pocos meses, cuando se preparaba para participar en el europeo sub-20, la COVID-19 lo apartó de las pistas.




“Después de ese momento difícil, aprendí que cuando las cosas van mal, uno debe aprender a gestionar sus emociones para que no le afecten en el futuro. De lo que se trata es de transformar esa rabia en ambición para nuevos retos. Por ello, ahora mismo tengo muchísimas ganas de seguir compitiendo y demostrar que puedo crecer como atleta”.

Eric, cuyos ídolos deportivos son Usain Bolt y David Rudisha, mantiene un fuerte vínculo con Cuba, en donde viven su abuela materna, sus tíos y algunos primos con quienes se comunica muy seguido. Entre ellos, es su tío Yunior uno de los más cercanos, pues, como él, es un gran seguidor del atletismo y constantemente están comentando sobre las diferentes competencias de nivel mundial.

“Lo que más me gusta de Cuba es la comida y la cultura. El arroz moro, los tostones y la salsa me atraen mucho. Cuando voy a La Habana me encanta, porque todo es muy diferente de lo que veo aquí y disfruto muchísimo cuando estoy por allá”.




Actualmente, este español de corazón cubano forma parte del New Balance Team y entrena a las órdenes de Juan Carlos Ginés Puertas. Más allá de luchar por su sueño olímpico, se dedica a entrenar a niños menores de 12 años y ha comenzado también una carrera como modelo.

Si quieren seguirlo y así estar al más tanto de este prometedor atleta, pueden revisar sus perfiles en Instagram y Twitter.

P.D: Agradecemos a nuestro lector Alejandro Frómeta por comentarnos sobre el tema y ponernos en contacto con Eric.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sandy Mederos

× ¡¡¡Contáctanos!!!