fbpx

Falso 9: Pregúntale a Arshavin

3 min


El “falso nueve” es, generalmente, un tipo que fue desnaturalizado porque otro de mayor jerarquía lo necesitó de esa forma. Es esta una columna en la que leerás sobre esas desfiguraciones que supone el fútbol. Quizás leas en ella todo lo contrario: nunca se sabe dónde acabará un “falso nueve”.

Arshavin, con el Arsenal, durante un partido ante el West Bromwich Albion. Foto tomada de Depor.

En este sitio casi random de internet, uno encuentra que Arshavin, años antes de posar con par de cangrejos a la orilla del Pacífico, tenía su página web, en la que respondía a preguntas de todo tipo durante sus tiempos libres, como si fuese un gurú de los existencialismos módicos y el resto de necedades que ciegan a fans con nicks que parecen ser números de identidad o telefónicos. En cierta ocasión, un usuario llamado 79042681382 le preguntó cómo podría entrar a una escuela de fútbol. Andréi le indicó paso a paso: “1. Inicia el internet; 2. Usa un navegador que creas conveniente; 3. Escribe ‘escuela de fútbol’ y tu ubicación; 4. Verás los links de las escuelas. Encuentra la más cercana a tu casa, haz click en ese enlace y anota el número; 5. Realiza una llamada. Pregunta por el casting para chicos de tu edad; 6. Coge un pulóver, shorts y zapatos y ve al casting. Buena suerte”. Ese inventario es acaso la representación lapidaria del último talento del fútbol ruso: alguien extremadamente prescindible para determinadas soluciones. Todos menos Wenger sabían que no era indispensable en un Arsenal con varias temporadas en reconstrucción más allá del 4-4-2, basado en su gran época de centrales férreos —Touré y Campbell— y pivotes nunca cansinos —Silva y Vieira— que ya no tenía a su disposición (solo quedaba Kolo de aquellos cuatro pilares defensivos de “los invencibles”). Fue el fichaje más caro del período invernal de 2009 (costó medio millón de euros más que Samir Nasri) y en algún puesto tenía que jugar. Con el paso del tiempo lo colocó en la banda, un entorno de calibración. No empezó mal, pero Arshavin corrió cada vez menos y su rentabilidad se volvió esporádica.




Andréi, que había acabado con los holandeses en la Euro 2008 y venía de ser vedette en el Zenit, campeón de la Copa de la UEFA, de la Supercopa europea y niño mimado de Putin y Gazprom, le dijo a Arsène que él no corría. Todavía se recuerdan los cuatro goles que le hizo al Liverpool en un partido en Anfield, uno que le marcó al Barcelona en octavos de Champions y poco más (ah, estuvo entre los 30 nominados al Balón de Oro en el mismo ciclo en que su selección nacional fue la sorpresa de la Eurocopa; también apareció en esa lista su compatriota Yuri Zhirkov, un velocista por la izquierda). Mientras, se fue afianzando en la memoria colectiva como el típico jugador que vivía de los residuos de una propia edición anterior suya, una versión premium del éxito fugaz, donde el propio éxito remoto se vuelve trivial y solo funciona como justificación mercantil en el presente.




Compaginó su definitivo rol subliminal en los gunners con el tiempo que dedicó a su web oficial (después dejó de pagar el dominio y ahora no existe) y continuó su sección Ask Arshavin (Pregúntale a Arshavin). Hace tres años, a los 37, se retiró. Actualmente publica fotos que respetan ese cosmopolitismo de los exfutbolistas: se va de pesca, acaricia a un perro, los haters le inundan los posts en Instagram. Ya no responde comentarios. En su vida más próxima a nosotros, quizás vacilar al resto se haya vuelto innecesario: su trayectoria ha ido desde una prescindibilidad hasta la próxima, aunque es probable que todavía siga troleando, pero cada vez más parco, como lo fue en aquella oportunidad, en su viejo foro, cuando una persona intentó indagar sobre cuál era su animal preferido. “A bear” (“Un oso”) escribió Andréi sin dar más detalles. Nunca sabremos si prefería específicamente “un oso”. O dos.

P.D: Si quieres leer otras columnas publicadas en Falso 9, puedes hacerlo aquí.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!