fbpx

El cubano que fue una estrella oculta en el Mundial de fútbol de 2014

5 min


José Amador Salmerón durante su etapa con la selección chilena. Foto tomada de su perfil en Instagram (@joseamadorsalmeron).

Disfrutar del fútbol y sus estrellas es uno de los placeres más grandes que puede sentir un seguidor de ese deporte. Sin embargo, por detrás del telón hay muchas personas que aportan sus conocimientos y experiencias con tal de que la afición asista a exhibiciones a la altura de sus expectativas. Entrenadores, asistentes, preparadores físicos, médicos y otros son figuras centrales en la “producción” del show futbolero.

Un especialista con gran reconocimiento, tanto en nuestro continente como a escala más amplia, es el fisioterapeuta José Ernesto Amador Salmerón, cubano que se convirtió en una verdadera figura dentro de su profesión fuera de nuestro país.




Si miramos muy por encima su grueso currículum, notamos que está encabezado por su Licenciatura en Cultura Física en la Universidad Manuel Fajardo, obtenida en julio de 1992, además de una licenciatura en Terapia Física completada en Ecuador.

También cuenta con decenas de posgrados y estudios complementarios, entre los que destacan sus másteres en Fisioterapia deportiva (Universidad de San Jorge, Barcelona) y Neuropsicología y educación (Universidad Internacional de La Rioja). También ha participado en el curso internacional Transformación digital en las organizaciones, impartido en el prestigioso Merton College de Oxford, Reino Unido.




Sobre el terreno, Amador ha podido relacionarse con grandes atletas cubanos, como son los casos de los campeones olímpicos Anier García, Osleidys Menéndez, Dayron Robles y Yipsi Moreno, por citar solo unos pocos. Fuera del archipiélago, trabajó dos años contratado por la Federación Deportiva Nacional del Ecuador y, al terminar su misión en 2004, decidió establecerse en Guayaquil, localidad de ese país. Allí comenzó un nuevo episodio en su carrera, que lo llevó a vincularse con otros astros del deporte internacional.

Entre sus principales “trofeos”, se cuenta la recuperación de Arturo Vidal para la Copa del Mundo Brasil 2014. En ese mismo año mundialista, “El Rey” sufrió una terrible lesión de rodilla e, inmediatamente, el técnico Jorge Sampaoli confió en el cubano, viejo conocido suyo, para intentar devolver la forma deportiva al entonces volante de la Juventus.




Finalmente, el jugador estuvo a punto para el gran evento, en donde su selección llegó hasta octavos de final y mostró un nivel muy alto, el mismo que la llevaría en los dos años siguientes a coronarse como campeona de la Copa América.

Uno de los momentos más estelares de Amador sucedió durante aquella cita del orbe, mientras formó parte del cuerpo médico del elenco chileno. Allí, en las rondas de eliminación directa, por órdenes directas de Sampaoli, debió recuperar a Gary Medel, lesionado de un desgarro miofacial de 8 milímetros en el muslo izquierdo. Para lograr el objetivo en tiempo récord, la solución que encontró fue colocar un fabuloso vendaje neuromuscular detrás de una muslera elástica, lo cual dio un gran resultado y le permitió al defensor disputar hasta 107 minutos del encuentro en que terminaron cediendo en penales ante el once verdeamarelho.




El entrenador argentino, DT de La Roja de América entre 2012 y 2016, había coincidido en 2010 con Amador, cuando ambos trabajaban en el Emelec ecuatoriano y luego se lo llevó en 2016 al Sevilla español. En diferentes ocasiones, ha sido el propio míster quien ha reconocido el enorme valor del cubano en los éxitos de aquel seleccionado nacional, que, en determinado momento, llegó a ser nombrado por la IFFHS como uno de los mejores del mundo.

“José Amador fue una de las personas que, en el tiempo que llevo en el fútbol, siempre ha sido muy útil. En él nos apoyamos mucho porque nos dio la posibilidad de competir a pesar de no tener un plantel tan numeroso. Hubo un montón de partidos que el equipo ganó porque recuperaba a los jugadores muy rápido. (…) Es una de las personas más talentosas que he conocido en mi carrera profesional”.

Otro cuyo rendimiento se vio positivamente influenciado por el cubano, fue Mark González, exfutbolista e integrante del combinado chileno en la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010. El extremo, quien tuvo una calcificación en una de sus piernas, contó con el antillano para librarse de un retiro anticipado. Tiempo después, al ser interrogado sobre la situación de Arturo, no dudó en señalar nuevamente a Amador como responsable de ese “milagro”.

José Amador Salmerón junto al campeón olímpico Anier García. Foto tomada de su perfil en Instagram (@joseamadorsalmeron).

“El que lo estaba tratando es quien me salvó la carrera, que es José Amador, el fisiólogo cubano a quien todos llaman ‘El brujo’ y la verdad es que tuve una experiencia muy cercana a su forma de trabajar, sus logros. Cuando supe que Vidal estaba bajo sus manos, no me sorprendió”.

Otro integrante de ese combinado sudamericano, Jorge “El mago” Valdivia, talentoso mediocampista que jugó en Palmeiras, estuvo igualmente en la lista de bendecidos por la “magia” de José Ernesto. En 2015, el mediapunta, fundamental en el esquema de Sampaoli, alcanzó una forma física increíble camino a la Copa América y fue él mismo, en una conferencia de prensa, quien se encargó de referirse al verdadero artífice de este éxito.




“La gran diferencia de un tiempo para acá se llama José Amador. Trabaja en la selección de Chile. (…) Las fibras del músculo no son rectas. Cuando se dañan, estas tienen que cicatrizar y alinearse. Las mías no estaban alineadas y él lo consiguió”.

En un mensaje enviado al galeno, “El mago” expresó: “yo soy un agradecido de haberte conocido, porque en un momento muy crítico de mi carrera futbolística, en el cual nadie daba por mi futuro futbolístico, apareciste tú y los resultados desde ese momento han sido sorprendentes”.

Nicolás Lapentti, tenista que ganó cinco títulos de la ATP, semifinalista del Abierto de Australia en 1999, clasificado a cuartos de final en Wimbledon (2002) y otrora número 6 del ranking mundial, es otro de los atletas que agradeció y alabó el trabajo de José Amador.




“Lo que más me ha impresionado es el profesionalismo con el que encara las cosas (…) Ya quisieran muchos equipos o disciplinas tener una persona como él. Ojalá el día de mañana se lo pueda aprovechar más, no solo en el fútbol, sino en otras disciplinas en las cuales el deportista de alto rendimiento siempre necesita a una persona que le ayude a recuperarse también del cansancio”.

Además del representativo chileno y los clubes Sevilla, Palmeiras, Emelec o Juventus, José Ernesto Amador ha estado vinculado a prestigiosas instituciones como el Barcelona SC (Ecuador), FC Basel (Suiza), el CSKA Moscú (Rusia) y Al Wahda (Emiratos Árabes), en donde ha trabajado directamente con varios jugadores.

Durante su recorrido, este experto de élite ha tenido que lidiar con varios malos entendidos, como sucedió cuando fue cuestionado por el presidente del Colegio de Kinesiólogos de Chile, quien le acusó de “curandero”. No obstante, su palmarés terminó por imponerse y sofocó las críticas de este y otros ignorantes.




Más allá de su recorrido asociado a la medicina deportiva, el cubano se ha dedicado a transmitir sus conocimientos científicos mediante el magisterio y también ha dispuesto su tiempo para el tratamiento de pacientes en centros hospitalarios, lo cual le hizo merecedor en 2017 de la condecoración Dr. Vicente Rocafuerte, que otorga la Asamblea Nacional de la República de Ecuador a personas por sus méritos sociales y educativos.

El médico, quien está casado con la presentadora y bailarina ecuatoriana, Carla Sala, estuvo grave en 2020 debido a la COVID-19, aunque logró recuperarse y actualmente vive en Argentina, desde donde fue llamado hace un año por su excompañero en la selección chilena, Sebastián Beccacece, para trabajar en Racing Club de Avellaneda y luego en el CSD Defensa y Justicia.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

Un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Que orgullo para mí este comentario,pues fue vecino mío en Pinar del Río, Cuba,amigo de mucho tiempo, José Ernesto+Jochi),como cariñosamente le llamábamos,un muchacho serio y estudiado,de una excelente familia,mis saludos para él y el deseo de que siga triunfando,y si algún día ve este comentario,le envío mis más grandes saludos,un abrazo,del Taty.

Sandy Mederos

× ¡¡¡Contáctanos!!!