La generación del “casi, casi” y el voleibol cubano en el 2018

6 min


Miguel David Gutiérrez es una de las figuras del elenco de mayores. Foto: FIVB.

Un año de transición y para olvidar. Así podría catalogar lo que ha sido, junto al 2013 y 2015, uno de los peores años de Cuba, sin contar el 2016 donde perdimos, prácticamente, a todo el equipo por el caso Finlandia. A continuación me referiré a la actuación de los elencos masculinos en los últimos doce meses.

Habían muchas expectativas luego de la milagrosa clasificación mundialista y la buena campaña de 2017, donde se ganaron 3 medallas y el boleto al mundial. Pensé que el equipo estaba unido y solo algo que viniera de afuera podría hacer tambalear a los muchachos, por lo menos en el área. Me equivoqué, porque los problemas vinieron desde adentro. Los jugadores comenzaron a media máquina después de meses en la liga de Argentina y la suplencia de Miguel David Gutiérrez en el Ravenna de Italia donde no le dieron oportunidad de ser titular. En Portugal, se demostró que al equipo le falta mucho en cabeza, técnica y juego colectivo. A pesar de que vienen juntos desde categorías inferiores, tres derrotas en cuatro salidas y un partido que se fue a extra puntos contra un débil equipo chileno. Luego, la gira por Argentina previa a los Juegos Centroamericanos, fue, quizás, un tanto apresurada, pero en uno de los partidos, “la generación del casi, casi ” -como yo les digo-, estuvo a punto de ganarle a la albiceleste con todos sus hierros, aunque al final quedo en eso: “un casi, casi”.

Más tarde, los de Nicolas Vives viajaron llenos de incertidumbres y dudas a Barranquilla, una competición que dentro el marco de torneos que cierra este año, para mí fue la mas débil en nivel y en la que, a priori, tenían que estar, como mínimo, en la final. Comenzaron bien, con triunfo sobre México y revancha sobre la derrota del año pasado en Pinar del Río donde la selección cayó por un contundente 3-0. El equipo no perdió un set en la fase de grupos y pasó por encima de Dominicana y Venezuela. Por el otro lado, ya Puerto Rico esperaba a Cuba en esa final, hasta que llegaron la semifinales…… En un partido donde se vio de todo, una vez más se vio reflejada la falta de experiencia, no solo de los jugadores, sino también de un cuerpo técnico que no trabaja siempre para y con los jugadores. De aquella debacle salieron señalados Yosvany Muñoz, alias “Mano” y Nicolás Vives. Luego, se volvió a abrir el debate sobre si deberían o no ser readmitidos jugadores que, en algún momento, pertenecieron a la selección y se fueron de forma legal. Barranquilla confirmó que el voleibol cubano continúa en crisis a pesar de los buenos resultados en las categorías inferiores.

Veinte días después de que finalizara el certamen en tierras cafeteras, “los leones” volvieron a intentarlo una vez más en la Copa Panamericana de México, un torneo que otorgaba la clasificación a los Panamericanos de Lima en 2019. Una vez más, el inicio fue apático y no se vio buen juego contra México y Chile en la primera fase, dentro del grupo menos duro de la justa. Un cambio fundamental en la escuadra de Cuba fue la titularidad de quien, para mí, fue el mejor jugador del país durante este año, Roamy Alonso. El “Leon blanco” fue una torre de esas que no se veían desde los tiempos de Simón, Camejo e Isbel. Tengo la información de que tuvo propuestas de clubes y, según pude saber, el entrenador Vives alegó que “todavía no estaba listo para saltar al profesionalismo”. Hoy espera su chance y, según dicen, se concretaría en enero. La otra novedad fue el artemiseño Jesús Herrera Jaime, un opuesto de 196cm, zurdo, que se destacó en el campeonato nacional cubano y, sin dudas, ya surge como segunda figura detrás de Miguel David en la posición de opuesto que tanta importancia ha tenido históricamente dentro de los cuadros nacionales. Con victoria sobre Canadá B, la selección se aseguró la plaza para los Panamericanos del próximo año. Caímos en semifinales de ese evento contra Argentina B, el mismo equipo que fue la base del sub23 campeón del mundo hace un año en Egipto. Nos despedimos de México con victoria sobre Puerto Rico, la segunda del año, aunque Puerto Rico ya tenía lo que había ido a buscar: el boleto a Lima con el oro de Barranquilla.

Hubo, luego, un alto de una semana antes del Mundial de mayores que se jugó en Italia/Bulgaria. Fue el primer certamen de este tipo para todos los jugadores, excepto para Osoria. Al igual que en el 2014, en este Mundial nos tocaba solo ver cómo nos caían a “flotados” sin respuesta alguna desde la recepción. La mentalidad fue, al parecer, ir a hacerlo lo mejor que se pudiera, y si eso fue lo mejor que pudieron hacer, me parece que el DT tiene que buscar, urgentemente, mejores formas de motivación. En cinco partidos solo hubo una victoria, contra un Puerto Rico agotado física y mentalmente en el cierre y, para aquel entonces, eliminado como Cuba. En el balance anual se tiene que decir que no le ganamos a ninguna selección europea en el año, ni de élite ni de segunda línea. Luego de esta temporada, Estonia, República Checa, Portugal, Polonia, Finlandia y Bulgaria, saben lo que es pasar por encima de Cuba: 18 sets en contra y solo 2 a favor. Mucho trabajo se necesita para el año que viene.

No voy a hablar del título en la Copa Panamericana sub23 de Guatemala, que contó con la presencia de “fuertes” equipos como México, Nicaragua, Perú y la sede. A esa competencia, pienso, se debió enviar a los jugadores del sub-21 o sub-19 como estímulo a la campaña del 2018.

Sobre el sub19 y sub21 me referiré en las siguientes líneas. Hay futuro y muy prometedor. Yo le haría una invitación a dirigentes de clubes extranjeros para que vean los jugadores que hay en Cuba en esas categorías. Para mí, el mejor en las inferiores este año fue el habanero Christian Thondike, pasador y capitán del equipo sub-19. Junto a otros como Víctor Andreu, Jose Miguel Gutiérrez “Chuchi” y Ricky Gómez, contribuyó para el oro de Cuba en el Norceca de esa categoría, medalla que ganaron de forma invicta y sin perder un set. Meses después en La Habana, en la emblemática ciudad deportiva, y frente a “tres gatos” que los fueron a ver, el sub-21 recuperó el oro luego de varios años en poder de Estados Unidos, de forma invicta y solo perdieron un set frente a Canadá en la semifinales. En esta categoría tambien hay talentos como José Carlos Romero, opuesto de dos metros de altura, Julio Alberto Gómez, pasador, César Cárdenas y Henry Pelayo, un jugador que si se trabaja con él puede volverse un crack. Tiene diecinueve años, juega de central, mide 210cm. Si no me equivoco, es el jugador más alto que ha pasado por el programa de voleibol cubano desde Robertlandy Simón.

En el 2019 tendremos mundiales sub-19 y sub-21 como plato principal y será interesante ver cómo estos equipos Cuba se desempeñan afuera contra rivales de mayor calibre, en este caso los europeos y sudamericanos, sin descartar equipos asiáticos que en estas categorias inferiores, donde el juego no suele ser tan físico, destacan por su velocidad y defensa.

Cosas para mejorar

Hacen falta más oportunidades para que todos crezcan. No se resuelve mucho con 7 jugadores contratados en el exterior y los otros 5 en Cuba estancándose.

Segundo: hay cinco que pueden jugar en Europa, pero parece que a la FCV no le interesa eso de momento y prefiere tenerlos pasando trabajo en una liga de nivel promedio como es la Argentina, donde solo dos equipos con poder económico suficiente hacen el 1-2 todos los años. Los jugadores en cuestión son los siguientes:

Miguel David Gutiérrez (Opuesto)
Miguel Ángel Lopez (Auxiliar)
Osniel Lázaro Melgarejo (Auxiliar)
Jesús Herrera (Opuesto)
Roamy Alonso (Central)

De esos cinco, solo cuatro están en Argentina y Roamy sigue en Cuba esperando a ver cuándo Ariel Sainz le hablará de un contrato.

Tercero: hay gente y hablo de jugadores que tienen que comprometerse más con la causa. Para vivir de este deporte, tienes que ser grande o relevante: un día todo se acaba y nadie se acuerda de ti, el dinero dejará de llegar y hay que vivir de lo que ganaste cuando eras joven, y si no comienzan a trabajar para ese futuro en el Cuba -equipo al que llegaron porque no había mas nadie-, entonces no habrá nada despues del voleibol.

Objetivo: Preolímpico Norceca, más alla de los Panamericanos. En 13 meses tendrá lugar el certamen por la clasificación para Tokyo. Si todo sale bien, Estados Unidos y Canada deberán clasificar a los Juegos en el preolímpico mundial de agosto próximo. Canadá se enfrentará a Argentina en ese torneo. Creo que Canadá tiene la ventaja física y para Cuba es de vital importancia que los norteños ganen ese partido para tener, diría yo, 70% de posibilidades de estar en Tokyo cuando se enfrente a Puerto Rico y México por esa última plaza en enero del 2020.

En los Panamericanos, una medalla es el objetivo. Los veo solo con aspiraciones a bronce o un quinto lugar. El nivel del área ha crecido bastante y Cuba no se ayuda a sí misma. Con la salida de jugadores importantes todos los años y las decepciones de los que integran el equipo nacional por el estado del voleibol en el país, son pocas las opciones de lograr un resultado mejor. Las demás competecias del calendario deben servir para prepararse y tomar más horas de juego colectivo. La prioridad para la temporada que viene, la última antes de Tokyo, es buscarle a los jugadores contratos más dignos lejos de Argentina, donde sé, de buena tinta, que son explotados y los equipos reinciden en incumplimientos de contratos, entre otros problemas.

Espero que hayan llegado hasta aquí luego de este balance donde, en una escala de A a F, les doy E, desaprobado, pero no del todo, por la clasificación a Lima y esa medalla de bronce en la Copa Panamericana. En intervenciones futuras les actualizaré acerca de cómo andan nuestros jugadores en Argentina y del que está en Europa.

258

Te gustó? Compártelo con tus amigos!

0
59 compartidas

Cuál es Tu Reacción?

Me entristece Me entristece
0
Me entristece
Me divierte Me divierte
0
Me divierte
Me encanta Me encanta
1
Me encanta
Me asombra Me asombra
0
Me asombra
Ñoo Ñoo
0
Ñoo

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ronald Moya

Nació en Guanabacoa, el 28 de diciembre de 1992. Reside en Huelva, España, desde 2015. Es seguidor del balonmano y el voleibol.
Choose A Format
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Countdown
The Classic Internet Countdowns
Open List
Submit your own item and vote up for the best submission
Ranked List
Upvote or downvote to decide the best list item
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF
Gif
GIF format