Lemay de la Rosa, la cárcel tiene un precio

4 min


Lemay de la Rosa pudo haber sido uno de los mejores pitchers en la historia de las Series Nacionales. Foto tomada de chipress.

A continuación, usted leerá una historia a medias. Una historia cierta, pero a medias. Con mucha más información de la que hoy tengo en mi poder, confío en que este sería un material refinado. Usted tiene dos opciones: parar aquí mismo la lectura y dedicarse a otra cosa o llegar hasta el punto final. Sin embargo, le aconsejo que escoja la segunda alternativa por tratarse de un pelotero que, casi literalmente, fue tragado por la tierra. Hoy 17 de mayo poco se sabe de él y la esencia de escribir estas palabras de su vida provocará, probablemente, un alud de comentarios.  

Lemay de la Rosa Zaldívar es una suerte de fantasma en Google. Su nombre aparece, pero las informaciones exactas sobre él datan de hace casi dos décadas. De 2005 en adelante, hallar el nombre del lanzador es un milagro, a no ser en algún que otro trabajo estadístico que poco tiene que ver con él. No se trata de un jugador desconocido de míseros aportes a nuestro béisbol. Lemay llegó a donde muchos quieren llegar y pocos llegan. Solo que la vida se le torció un día de la peor manera.

Las torceduras suelen a veces ser fortuitas, pero su caso indica que fue él mismo el causante del desvarío. Según el Código Penal vigente en Cuba, alguien que incurra en el delito de tráfico de personas puede ser sancionado entre siete y 15 años de privación de libertad. En nuestro país es un delito grave. Él hace aproximadamente tres lustros fue acusado de ello y luego condenado a una medida punitiva de una década en prisión.

Según dijo a Cubalite una fuente que prefirió hablar desde el anonimato, de la Rosa iba a salir antes, pero la Seguridad del Estado se opuso. Al final, cumplió íntegra su condena. En mayo de 2011, un artículo publicado en el sitio Hablemos Press sobre la muerte de un prisionero, ubicaba a Lemay en el Destacamento 18 de la cárcel de Quivicán, uno de los centros penitenciarios más concurridos de la extinta provincia Habana, junto a los de Guanajay y Melena del Sur. Está ubicado casi a la mitad de la carretera entre Quivicán y San Antonio de las Vegas, hoy provincia Mayabeque. 

La propia fuente, que conoce a Lemay desde su llegada a la Serie Nacional, informó que hace escasos años salió de prisión. Puede haber sido entre 2015 y 2016, con casi 40 años y un utópico regreso oficial al béisbol. Algunos suelen salir sin ánimo de nada, pero él se reincorporó a la sociedad y hoy trabaja en el Inder de San José de las Lajas, donde nació el 17 de agosto de 1976. A menudo juega pelota callejera y su época de gloria no es algo que se olvide tan fácil.  

Su propia situación lo enterró en un ostracismo oscuro. Debe ser, o más bien, es duro ver entre rejas a un lanzador que en su momento clasificó entre los mejores zurdos del país. La vida carcelaria y sus adentros solo la conoce quien la sufre en carne propia. Hacerse una idea de lo que es la prisión o escuchar los cuentos y leyendas que emanan de ella, basta para entender solo una pequeña parte del fenómeno. La prisión corroe y suele ser un ejercicio de supervivencia en el que el cazador muchas veces termina cazado. En otros casos no.

La historia penitenciaria de Lemay podría ser contada por él mismo en una entrevista. A lo mejor un día se atreve, si es que realmente tiene ganas. Yo en su lugar no lo haría, preferiría verlo como un pasado intangible. Todo es personal. Pero tal vez para él tuvo un significado redentor y las enseñanzas, considera, merecen ser narradas. Eso sí, algún día, ¡escuchen periodistas!, al lajero debe dársele la oportunidad de recordar el buen pelotero que fue. Entre rejas no pueden quedar 10 Series Nacionales, como tampoco lo que él logró antes y después de llegar a nuestro principal torneo.

La vez que integró el equipo Cuba juvenil fue campeón en la edición de Canadá 1993. El cuerpo monticular de ese equipo era cosa seria. Años después, cuatro de sus lanzadores jugaron en Grandes Ligas. Vladimir Núñez, Hansel Izquierdo, Michael Tejera y el gran Liván Hernández. Tal vez Lemay hubiera sido el quinto.

En la Serie Nacional ganó 47 juegos, perdió 34, salvó 24 y trabajó para efectividad de 4.08. De su cambio de velocidad se habló mucho. Participó con Occidentales en el Juego de las Estrellas del 11 de febrero de 2001 en Pinar del Río, gracias a su balance de 7—0. En esa temporada lideró el campeonato en promedios de victorias y derrotas con 14—1.

Luego disfrutó su mejor momento con la selección nacional, el título en el Campeonato Mundial de Taipei de China en 2001, donde fue el único pitcher zurdo del elenco cubano y el de menos labor. Solo trabajó par de entradas en tres partidos.

Higinio Vélez le ofreció mayor protagonismo en la II Copa LG celebrada en 2001 en Maracaibo, Venezuela. Allí ganó el choque frente a los anfitriones, el cual determinó el primer lugar para los cubanos. La pizarra fue de 9×2 y conectaron cuadrangulares el industrialista Antonio Scull y el avileño Roger Machado, líder en jonrones.

La última derrota del lajero en Series Nacionales fue el 30 de enero de 2004 contra Granma, en un juego en el que fue bateado con facilidad. Ese también pudo haber sido su último partido. Luego comenzó el proceso investigativo en su contra que terminó en la condena de marras. Tenía 27 años y varias temporadas en espera.

En agosto, Lemay de la Rosa Zaldívar cumplirá 43 abriles y quién sabe si todavía se arrepiente de perder una década de su vida en prisión. Por más que una herida sane pronto, raras veces escapa de la cicatriz, esa marca vitalicia que recuerda en el cuerpo o en el alma la existencia de un pasado.

+quePizzas

¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

473 compartidas

¿Cuál es Tu Reacción?

Me entristece Me entristece
40
Me entristece
Me divierte Me divierte
1
Me divierte
Me encanta Me encanta
0
Me encanta
Me asombra Me asombra
6
Me asombra
Ñoo Ñoo
9
Ñoo

2 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Gracias por el articulo. Una pequena nota, Hansel Izquierdo y Michael Tejera estuvieron en el mundial juvenil del 94 en Brandon, Canada. Lo se porque yo estuve en ese mundial del 93 .con Lemay.

  2. El articulo deja abierto el tema de su prisión pero dando a entrever que fue una injusticia, no se si se trata de populismo o superficialidad, pero Trafico de Persona es una figura delictiva y Salida Ilegal del país era otra, la segunda fue eliminada de nuestro Código siendo la salida ilegal un acto no punible mientras no se ponga en peligro la vida de menores. Si Lemay fue sancionado por trafico de personas debe haber sido probado en su proceso penal, cual quiere decir que se involucro con los traficantes, que hizo posible la salida de otros por un beneficio metálico u de otro tipo, en fin, que incurrió en elementos recogidos en dicha figura. Así lo veo.

D.L.R.

× ¡¡¡Contáctanos!!!
Choose A Format
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Countdown
The Classic Internet Countdowns
Open List
Submit your own item and vote up for the best submission
Ranked List
Upvote or downvote to decide the best list item
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF
Gif
GIF format

Send this to a friend