fbpx

María Victoria Gil, la expresentadora cubana que hoy tiene una consulta privada en España

5 min


María Victoria Gil. Foto tomada de su perfil en Facebook.

En 2014, el programa De La Gran Escena despedía definitivamente de su rol como presentadora a María Victoria Gil Fernández, fundadora desde su estreno, el 8 de noviembre de 1985. A lo largo de esos años, Vicky, como todos le conocen, compartió, entre otros, con Omar Moynelo, Edmundo García y Niro de la Rúa, y se ganó el respeto y cariño de muchos cubanos.

Hace pocos meses, en abril de 2021, el carismático conductor Abel Álvarez la entrevistó para su canal de YouTube, y ella habló durante casi dos horas sobre su vida y obra con quien fuera compañero suyo en pantalla durante 2004 y 2005.

En el intercambio con su colega, Gil confesó que llegó a la locución por cosas del azar, pues su aspiración siempre fue convertirse en cantante.




“Era 1981 y yo estudiaba en la Universidad de La Habana. Un día que salía de allí vi una gran cantidad de jóvenes en la esquina de Mazón y San Miguel. Alguien me dijo que estaban haciendo un casting de locutores y me quedé para hacerlo. En ese momento, tras la prueba de cámara, el presidente del ICRT por ese entonces, Nivaldo Herrera, me seleccionó junto a un grupo de mujeres jóvenes que seríamos el rostro de la televisión. Entre las elegidas estaban también Maritza Navarro, María Elena Páez, Margarita Cárdenas, Rita Rosa Estrabao, Eva Leticia y Gloria Monroy, por citar algunos nombres”.

La llegada de ella y otras figuras noveles a la TV cubana fue bien recibida por profesionales experimentados como Argelia Pera, Marianita Morejón, Dinorah del Real, Enrique Goizueta, Eva Rodríguez, Cepero Brito, Sarita Reyes, Consuelito Vidal y Teresita Segarra, quienes, aún a sabiendas de que eventualmente serían relevados por esta hornada, ofrecieron sus enseñanzas y ayudaron a formarlos.

Antes de ser elegida para conducir De La Gran Escena, María Victoria trabajaba como abogada en el puerto pesquero de La Habana y alternaba esa responsabilidad con su colaboración en el programa Listo Estudio y otros asociados al mundo del arte, que hicieron las veces de escuela y le dieron las bases para enfrentarse luego a un reto de mayor formato.




De su época frente a las cámaras hay muchísimas anécdotas. Una de ellas tiene que ver con el vestuario que usaron Omar Moynelo y ella en el debut del estelar espacio que la llevó a la fama. “El traje de Omar era una guayabera blanca, bordada por delante, y tenía una pegatina en la espalda que ponía ‘Joseíto Fernández/La Guantanamera’. Mi traje era un vestido brocado, de encaje elastizado, con hombreras, y atrás decía ‘Remigia/San Nicolás del Peladero’”.

Actualmente, esta mujer de raíces gallegas por parte de sus cuatro abuelos, vive en las Islas Canarias, específicamente en Santa Cruz de Tenerife. Allá residía su hijo Daniel, quien se había ido antes a estudiar Derecho, y a él se unió cuando terminó su ciclo en la televisión cubana.

“Me hice ciudadana española, pero, como amaba tanto el programa que hacía, no había decidido venir aquí a vivir. (…) Y entonces llegó un momento en que pesó más el amor de madre y vine para acá hace seis años”.




Lo primero que hizo al llegar a territorio europeo fue abrir un piano-bar llamado Abareciendo, negocio que fracasó a poco más de doce meses de su apertura. No obstante, esta perseverante mujer pronto asumió un nuevo reto que sí le dio buenos resultados.

Graduada de Derecho en la Universidad de La Habana en 1981, y con experiencia en varios posgrados de psicología y medicina forense, María Victoria pasó un curso online de naturopatía y terapias alternativas, lo cual le permitió, eventualmente, abrir una consulta privada sobre esos temas y otros afines, donde trabaja actualmente.

“Me va genial en esta isla bellísima que se parece a la nuestra, porque donde quiera ves el sol, las palmeras y el mar, además de que la gente de Tenerife se parece a los cubanos; son más cubanos que yo, incluso, porque yo tengo sangre gallega y no sé bailar y ellos tienen mucho ritmo y diversión”.




Durante su etapa profesional en Cuba, contó también en el intercambio con Abel, a pesar de haber nacido en el seno de una familia burguesa, jamás rehuyó el trabajo ni los sacrificios con tal de mantener a flote a los suyos. Relató entonces cómo, durante el Período Especial, crio pollos en su casa y, además, tuvo que trabajar fuera de las cámaras como presentadora y animadora en bodas, fiestas de quinces y otras actividades en diferentes hoteles del país, en donde a veces le pagaban con helado, gasolina, botellas de ron, o simplemente con el derecho de que su hijo pequeño pudiera acompañarla a disfrutar de sitios que de otra forma le hubieran sido inaccesibles.

“Tanto a mi hermano como a mí nos cuidaba mi abuela porque mi madre siempre estaba trabajando. Yo recuerdo que, cuando era niña, dejaba las tareas hechas para que cuando mi madre llegara de madrugada me las revisara, porque no la veía nunca. Cuando tuve mi hijo, dije: ‘a mi hijo no le va a pasar esto; mi hijo no va a sentir este vacío. Voy a trabajar y voy a luchar para que él sea feliz y poder tenerlo siempre a mi lado”.

La historia familiar de esta mujer, nacida el 13 de octubre de 1956, incluye a varios personajes relevantes. Uno de sus bisabuelos, Antonio Castells Trujillo, fue escritor del programa humorístico radial Chicharito y Sopeira, entre los más populares en la década de los 40, y también creó, entre otras, las zarzuelas Sor Inés y La liga de las señoras, ambas con música de Ernesto Lecuona.




Además, María Victoria es bisnieta de la marquesa de Franchi Alfaro, algo de lo que, según ella misma narró, sacó partido en una oportunidad, al vender parte de los bienes heredados de su familia para poder vacacionar en el hotel Canimao, de Varadero.

Uno de los momentos más duros de su vida sucedió cuando perdió la vida su hermana Adriana. Su madre, la arquitecta Esperanza Fernández, fue directora nacional de inversiones escolares del Ministerio de Educación, pero en 1958 fue parte del equipo que realizó los planos del Túnel del La Habana. En esa etapa estaba embarazada y contagió con el virus de la rubeola a su hija, quien vio la luz con un aneurisma pulmonar y falleció a los tres años.

Tiempo después de aquel triste suceso, nació su hermano Alejandro, quien es el actual ministro de Economía y Planificación de Cuba.




“Mi hermano vino a cubrir un vacío muy grande en mi corazón. Es la persona más inteligente y más sacrificada, al punto de que hoy por hoy aún vive en el apartamento de nuestra familia, el cual le doné, como heredera que era, cuando fui en 2019 y vi las paupérrimas condiciones en que vivía en casa de su esposa”.

Con respecto al vínculo fraterno, Vicky ha sido atacada por personas que asocian sus logros personales del presente con dinero mal habido procedente de Cuba.

“Hay periodistas que no tienen ética suficiente y dicen que lo que he logrado aquí ha sido gracias al dinero que Alejandro Gil se roba de Cuba mientras la gente allá pasa tantas necesidades. Lo que no saben es que mi clínica es el resultado de mi esfuerzo personal, de mis ahorros cuando era presentadora del Buena Vista Social Club y, además, de la hipoteca que tengo a mis 64 años”.




En el estelar espacio dirigido por José Ramón Artigas, María Victoria sentó cátedra y llegó a cumplir su sueño musical. Uno de los momentos más importantes en ese sentido fue la edición cubana del Festival OTI en 1993, en donde quedó tercera como intérprete del tema Por eso vivir y amar, compuesto por Mario Veiga.

“En esa época estaba la novela Pasión y prejuicio y nos presentaron Nancy González, (Jorge) Ryan, Anabel Leal… Jamás imaginé tener un premio en esa OTI, en la que el ganador fue José Valladares, con Amor de miedo, y el segundo Tanya, quien cantó Perdida en el tiempo”.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

6 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Tremenda persona, buena conductora, cantante y buena amiga. Trabajé con ella como sonidista en el Hotel Melis Cohiba.

  2. Muchísimas gracias por tan hermoso artículo. Al periodista Sandy Mederos llegue el testimonio de mi agradecimiento

  3. Viki.te extrañAmos mucho en la Tv ,especiAlmente yo. Te queremos mucho. Un abrazo inmenso desde Cuba. Y otro para Daniel. SILVIA GAUNA

  4. Viky y yo fuimos compañeros de trabajo en cultura, cuando yo finalizaba mis estudios de bioquímica en la universidad de la Habana. Es una persona maravillosa Y muy humana . Le deseo éxitos y salud

  5. De María Victoria, Viki, me gustó, eres una gran mujer, eres Herrera te felicito por ello. Tus logros y tu historia inspiran, Gracias por saber de ti, te felicito, deseándote todo lo bueno que deseas.

  6. Cuba siempre la tendrá en lo más alto.Soy de una época donde ya vimos los últimos años de Viki en “De la Gran Escena” pero recuerdo mi infancia cada vez que oigo la música de presentación del programa y la primera persona que viene a mi mente es ella.Que Dios le de mucha salud y bendiciones.Siempre saldrás adelante, no hagas caso de los malos comentarios, tus logros son de sacrificio.Mis respetos

Sandy Mederos

× ¡¡¡Contáctanos!!!