Me iré con ellas: (Frame 1) Superfinas con alas

2 min


Print Friendly, PDF & Email
Foto tomada de Cibercuba.

Patricia… Digo ese nombre sin miedo, pero con la garganta seca; con una punzada en la costilla falsa, tal como ella, a quien todo un año le escribí en las libretas el nombre con minúscula para empezar a olvidarla por el comienzo. Por perra, por quererme tanto y al mismo tiempo odiar hasta mis tendones. Por eso, y porque para sacarla de adentro sufrí sangrías lentas durante meses que recuerdo todavía con un dolor físico.

Entonces la veo hace poco, de paso desde la otra acera, un día de estos tantos años después de su dictadura sobre mi cuerpo, y entiendo, todavía, por qué me enamoré de ella. Ahora, cuando ya no me suena raro decir que fue la primera mujer en mostrarme el rito de la sangre, aquella noche en su casa, bien tarde, bajo el foco sobre el espejo me mostró en la taza de baño un medusario rojo en un mundo amniótico: universo de coágulos. Esa noche Patricia me enseñó por qué no confiaba en las íntimas Mariposa, y cómo tenía que usar dos juntas en los primeros días para no mancharse la cara interior de los muslos. Y supe más, porque en lo adelante, en aquellos cuatro meses de tanto y nada, aprendí solo a cambiarle la almohadilla, y cómo despegar el papel adhesivo, desplegar las alillas y sujetarlas al blúmer como si la íntima hubiera estado allí siempre, entre las piernas de Patricia, bajo su vulva enferma. Y ella, que era reina y hada, y a la par un demonio súcubo, disfrutaba mi servidumbre, y esos otros detalles míos, como aplicarle pasta lassar en los bordes irritados de su pubis…

Después me dejó como se dejan a los hombres tontos sin recursos ni métodos. Y estuve yo todavía tanto tiempo luego deseando poner de nuevo una funda de algodón en la intimidad de Patricia, que no pude desde entonces dejar de admirar la liturgia menstrual en mis otras damas. Ah, Pati, desde mis veranos tímidos hasta el hombre de ahora que no tiene miedo… Me da igual que sepas cuánto y cómo te recuerdo. Tú me enseñaste todo lo que no aprendí de mi madre.

Nota: Este es el primer trabajo de Me iré con ellas, una nueva columna del autor. Antes, nos había regalado F(r)icciones.

Lee más:

Crónica del buen amor

Crónica del mal amor


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

34 compartidas

¿Cuál es Tu Reacción?

Me entristece Me entristece
0
Me entristece
Me divierte Me divierte
0
Me divierte
Me encanta Me encanta
6
Me encanta
Me asombra Me asombra
2
Me asombra
Ñoo Ñoo
3
Ñoo

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!
Choose A Format
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Countdown
The Classic Internet Countdowns
Open List
Submit your own item and vote up for the best submission
Ranked List
Upvote or downvote to decide the best list item
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF
Gif
GIF format

Send this to a friend