fbpx

Pésima noticia: Raico Santos es despedido (conozca el motivo)

2 min


Raico Santos. Foto tomada del perfil del jugador en Facebook.

En la pasada campaña de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), 2020-2021, por primera vez jugaron peloteros cubanos contratados mediante la Federación antillana del deporte. En total fueron cinco: los holguineros Jorge Luis Peña y Yordan Manduley, con los Navegantes del Magallanes, y con los Tigres de Aragua militaron el granmense Roel Santos, el cienfueguero Noervys Entenza y el villaclareño Pablo Luis Guillén.

Al plantel felino, la estrategia de reforzarse con estos tres atletas les salió bien. Según el sitio especializado Baseball-Reference, durante la fase regular, Roel rindió como primer bate (promedió .309, con OBP de .394, 17 boletos y nueve bases robadas en 10 salidas), Entenza aportó tres victorias y Guillén, aunque tuvo balance de 1-2, mostró efectividad de 2,70.




Para la temporada 2021-2022, que comenzó hace pocos días, los Tigres emplearon una fórmula muy parecida, luego de contratar las prestaciones del granmense Raico Santos y del camagüeyano Frank Madan, igual bajo la venia del principal ente beisbolero de la Isla. Pero lo que no auguraron los bengalíes fue que las cosas con sus nuevas adquisiciones no saldrían nada bien. El guion se trastocó.

Raico llegó al circuito venezolano después de tener una destacada actuación en la Serie Nacional 60, al quedar campeón con los Alazanes y batear .362 en todo el campeonato, con 113 imparables, 20 dobles, 68 remolcadas y 15 bases robadas en 17 intentos.




Existían muchas expectativas con él y una de ellas era que tuviera un desempeño similar al de su primo Roel en la contienda precedente. Empezó como hombre proa en la alineación y, luego de tres partidos de muy baja producción ofensiva, lo movieron al séptimo turno. Tampoco rindió y ayer en la mañana los directivos del club, al parecer con la paciencia agotada, le comunicaron su despido.

Su debut profesional se redujo a solo seis partidos, en los que lució average de .143, con apenas tres indiscutibles, una anotada, un remolque, seis bases por bolas e igual cantidad de ponches. Defendió siempre el jardín izquierdo, con el 81 en su dorsal.




“Lamentablemente, no pudo batear y en esta liga hay que tomar rápidas decisiones. El rendimiento de Raico no logró ser más elevado que el de otros buenos jardineros con los cuales contamos, como es el caso de Eduardo Sosa, Eduard Pinto y Carlos Arroyo”, explicó Jorge Urribarrí, asesor deportivo de la entidad, a la página web de la LVBP.

Por su parte, el cubano declaró días atrás a ese mismo sitio que las cosas no le estaban saliendo como él deseaba, a pesar de poner todo el empeño en el terreno.




“Existe una diferencia notable en el pitcheo, entre la LVBP y la Serie Nacional de Cuba. No se trata de la velocidad de los envíos, más bien se trata de la manera como se mezclan los pitcheos. Los lanzadores de esta liga tienen un repertorio amplio (…) Uno tiene que adaptarse”, dijo.

En tanto, el lanzador derecho camagüeyano, Madan, artífice de 13 victorias y 109 ponches durante la edición 60 del campeonato cubano, también causó baja de los Tigres, pues, aunque presentaba buenas credenciales, “para desgracia de los bengalíes llegó lesionado al país. En consecuencia, lo devolvieron a Cuba”, añade el propio reporte.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

D.L.R.

× ¡¡¡Contáctanos!!!