fbpx

Pidió un año sabático, se arrepintió, y en la Serie 60 está en su mejor temporada

2 min


Lázaro Cedeño. Foto tomada de Zona de Strike.

Quizás no sea esta una de las famosas historias de regresos, pero, de alguna forma, podría parecérsele. Nos referimos al caso del granmense Lázaro Alfredo Cedeño González, quien, luego de una discreta campaña anterior, iba a tomarse un año sabático, de acuerdo con un trabajo publicado en la web del periódico La Demajagua. Debido a ese motivo, cuando se dio a conocer la preselección de los Alazanes para la Serie 60, el antesalista y jardinero no apareció en el listado. Luego del aplazamiento del torneo a causa de la COVID-19, el jugador solicitó volver a entrenar y luchar por un puesto en la escuadra de los dobles campeones nacionales. El timonel Carlos Martí accedió.




Después de un año con números bastante alejados de su rendimiento (finalizó con línea de .225/.359/ .326), cualquiera podría haber pensado que el bateador derecho no estaría a la altura en la nueva incursión con el equipo de su provincia, pero lo cierto es que ha callado las bocas de quienes no confiaron en que este sería un buen año para él.

Desde el mismo inicio, los Alazanes comenzaron a destacar con el madero y uno de los líderes ofensivos del conjunto ha sido Lázaro. Si bien la mayor parte de la atención mediática se la ha llevado el inicialista Guillermo Avilés, Cedeño no ha sido mucho menos. Fe de lo anterior dan su promedio ofensivo de .331 (nunca había conseguido similar cifra en su paso por los clásicos nacionales; su mayor average lo había obtenido en la 57 con .314); porcentaje de embasado de .461 (el más alto de su carrera); slugging de .551 (no había tocado esos dígitos).




Además de ello, ha pegado 31 extra-bases (19 tubeyes y 11 vuelacercas; 34 conectó en la LVII, con 13 dobletes, un triple y 20 jonrones, pero durante 87 juegos). Ha empujado 50 carreras (72 fue su tope, también en la 57). En concepto de bateo de largo alcance, su actual temporada queda por debajo de la de hace cinco años, pero de manera general nos atrevemos a decir que esta pudiera ser su mejor contienda, pese a mantenerse alejado del radar en cuanto a interés mediático. Por otro lado, también en esta campaña, Granma ha sido una máquina perfectamente engrasada en el cajón de bateo: hombres como el ya mencionado Avilés, Iván Prieto, Carlos Benítez, Raico Santos y Osvaldo Abreu, han conseguido números similares o un poco superiores en algunos departamentos que los que posee el atleta que debutó en la 2005-2006.




A pesar de que ha tenido temporadas muy notables, solo ha podido conformar el seleccionado nacional en contadas ocasiones, quizás porque en su provincia no lo colocan en ninguna posición al campo y actúa como bateador designado. La primera vez que saltó a los titulares de la prensa fue cuando logró disparar 15 bambinazos en la Serie 54; antes de aquello solo llevaba 25 de por vida. En la 2016-2017 (LVII) se afianzó como uno de los bateadores más temibles del momento por su enorme producción de conexiones de largo metraje.

Sobre el entrenamiento que le ha permitido tener tan buen nivel este año, comentó en conferencia de prensa, según recoge La Demajagua: “mi preparador, Mario Sánchez, me hizo un plan especial para adaptarme al campeonato, lo he cumplido para poder rendir, el esfuerzo ha sido grande”. Veremos cómo le va en los playoffs, instancias en las que tampoco ha defraudado.






¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!