fbpx

Sabrina Gonzalez, la física cubanoamericana que muchos comparan con Einstein

3 min


El nombre de Sabrina Gonzalez se ha vuelto habitual en las conversaciones sobre jóvenes talentosos en el campo de la física. Foto tomada de Imgur.

El de Sabrina Gonzalez Pasterski es un caso raro. Se nota desde que uno ve sus dos apellidos, esos que rompen la norma estadounidense de tener sólo uno. Por si fuera poco, el primero de ellos no viene de su papá, Mark, sino de su madre, María, nacida en Cuba.

Aunque lo del nombre bien pudiera quedar limitado a una simple anécdota, lo cierto es que suena demasiado bueno como para no aprovecharlo. Al fin y al cabo, no todos los días una mujer de 26 años empieza a ser comparada con un tal Albert Einstein.

Si esto fuera una serie de televisión, todo pudiera comenzar en la isla más grande del Caribe, con el viaje de una chica hacia un país vecino del norte continental. Luego, la acción dramática se trasladaría a Chicago, donde nuestra protagonista conocerá a su futuro esposo y, años más tarde…

El 3 de junio de 1993, nacía una niña cubanoamericana en algún hospital de “la Ciudad de los Vientos”. El rápido despertar intelectual de la “cría”, hizo que sus padres acudieran al Centro Regional Edison para personas dotadas, donde su maleable y hambrienta mente pudo comenzar a desarrollarse a un ritmo a la par de sus extraordinarias capacidades.

Tras pasar unas cuantas temporadas, en 2006 la jovencita se atrevió con un reto que a cualquier otro le sonaría descabellado: darle forma a su propia aeronave. Poco después, la idea se concretaría y antes de cumplir los 14 años, ya la pequeña inventora sabía cómo conducir su Cessna 150, construido a partir de unos planos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés). Más adelante vendría la certificación de la máquina (2008), y el primer vuelo en solitario (2009).

Gracias a su trabajo, se hizo en 2010 con el Premio de la Industria de la Asociación de Aviación de Illinois, galardón que llamó la atención de muchos, entre quienes estaba alguien con una historia similar a la suya.

Atento a la impresionante trayectoria de Sabrina, Jeff Bezos, visionario fundador de Amazon y también descendiente de cubanos, la introdujo en el mundo de la física. El lugar al que la recomendó fue nada menos que el célebre MIT, uno de los más prestigiosos e influyentes centros de investigación y creación científica de todo el planeta.

Durante su curso inicial en el Instituto, dio muestras de su enorme progresión, al lograr lo que ningún otro estudiante de primer año había hecho antes: conseguir una pasantía operativa en la NASA, en enero de 2011.

En segundo, fue seleccionada por la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés), para participar en el experimento del Solenoide compacto de muones (CMS, por sus siglas en inglés) en el Gran Colisionador de Hadrones.

En 2013 obtuvo el título de Bachiller en Ciencias (Física), del MIT, y comenzó nuevos retos. El siguiente capítulo de su historia tendría lugar en Harvard, sitio al que se marchó con la idea de darle forma a una tesis doctoral.

Ya en 2015 recibió lo que se conoce como libertad académica de parte de su tutor, el brillante físico Andrew Strominger, como premio al descubrimiento del “efecto de memoria de giro”, el cual se aplica en la detección y verificación de los efectos netos de las ondas gravitacionales.

El posterior artículo, que cerraba el ciclo desde entonces conocido como Triángulo Pasterski-Strominger-Zhiboedov (Triángulo PSZ) referente a la memoria electromagnética, fue citado por “un tal” Stephen Hawking a principios de 2016, en un texto científico que el británico tituló Soft Hair on Black Holes.

Mientras hace esperar por sus servicios a grandes empresas como la NASA o Blue Origin (propiedad de Jeff Bezos), Sabrina dedica parte de su tiempo a apoyar causas relacionadas con impulsar el desarrollo de las mujeres dentro de las diferentes aristas de la ciencia. Entre esas iniciativas se encuentran Let Girls Learn (proyecto vinculado también a la ex primera dama, Michelle Obama) y la educación en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) enfocada en niñas de latitudes desfavorecidas.

Ella misma ha declarado que nunca se aburre, pues “siempre estoy pensando qué he hecho últimamente, así siempre tengo un objetivo a seguir, nunca me quedo sin metas que alcanzar”. Mientras la mayoría se apresura a decir que ella podría ser la nueva Einstein, otros la asumen como una nueva encarnación de la gran María Curie.

Todos sus trabajos, artículos e investigaciones tienen un espacio en su web personal: PhysicsGirl, sitio en el que mantiene actualizado todo lo relativo a su carrera como mujer y científica.

Premios y reconocimientos recibidos por Sabrina Gonzalez Pasterski:

2010:

  • Premio de la Industria de la Asociación de Aviación de Illinois

2012:

  • Incluida entre los 30 mejores científicos de su país menores de 30 años
  • Participó en la Reunión de Lindau Nobel Laureate para Jóvenes Investigadores

2013:

  • Beca Orloff del Departamento de Física del MIT

2015:

  • Incluida por la revista Forbes entre los 30 mejores talentos menores de 30 años.
  • Miembro de la Fundación Hertz

2016:

  • Recibe el “Young Women Honors Recipient: The Genius” de la revista Marie Claire

2018:

  • Es considerada dentro del Albert Einstein Foundation Genius 100 Visions Project, como una de los 100 mejores innovadores, artistas, científicos, y visionarios de nuestro tiempo.
  • Homenaje en el Día Internacional de la Mujer de Discovery Canada.

Conoce más sobre esta mujer:


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

1.4k compartidas

¿Cuál es Tu Reacción?

Me divierte Me divierte
0
Me divierte
Me entristece Me entristece
0
Me entristece
Me encanta Me encanta
11
Me encanta
Me asombra Me asombra
8
Me asombra
Ñoo Ñoo
3
Ñoo

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *