Yamel Guevara: “Debuté como el último y terminé siendo el segundo lanzador de Industriales”

4 min


Print Friendly, PDF & Email
Yamel Guevara en la actualidad. Foto tomada de su perfil personal en Facebook.

Yamel Guevara Tamayo fue uno de los lanzadores de la selección nacional juvenil que venció por el título a Estados Unidos en el Campeonato Panamericano de la categoría en Camagüey 2001. Ese equipo juvenil ha sido uno de los mejores que ha tenido Cuba en la historia. La mayoría de sus integrantes ya no viven en la Isla y dos de sus miembros, Yuliesky Gurriel y Kendry Morales, juegan en las Grandes Ligas. Volviendo a Yamel, nacido el 9 de mayo de 1983 en Buenavista,  y conocido por casi todos los seguidores de Industriales como el Indio de Playa, fue uno de los abridores de ese memorable team Cuba.

Desde que debutó en la Serie Nacional enseñó la credencial que traía de los juveniles. Un pitcher espigado, con velocidad que caminaba sobre las 92 millas, controlado, ponchador, efectivo en sus comandos, y, fundamentalmente, un lanzador bien joven al que poco le batearon en sus tres temporadas en la pelota cubana. Como él afirma, ganó 17 partidos consecutivos en la Serie Nacional desde que debutó. Su nombre comenzó a desplazar o a acompañar a otros que eran casi leyendas en los Azules de la capital.

Como novato en el 2002, con 18 años, se enfrentó en un partido decisivo al mejor lanzador de Cuba en ese momento, según su criterio, el pinareño José Ariel Contreras. “Él fue mi inspiración, al igual que El Duque Hernández, para abandonar el país. Extraclase, humilde, sencillo y un maestro es Contreras”, asegura Yamel, quien despuntaba como un lanzador que podía trabajar en Grandes Ligas, pero, al igual que el veloz espirituano Maels Rodríguez, nunca lanzó oficialmente ni en las Mayores ni en Ligas Menores.

Su labor en el beisbol estadounidense llegó en 2008, cuatro años después de dejar Cuba, cuando su brazo, que no le daba más que dolores de cabeza, al parecer le brindó una tregua y pudo jugar en la Atlantic League con los Barnstormers de Lancaster. Allí laboró en 23 choques, 19 como relevista, logró un triunfo, par de reveses, su efectividad fue de 5.81, alcanzó un WHIP de 1.70, aunque ponchó a 55 bateadores en 48 entradas.

Hace años dejó el béisbol organizado y ahora dirige en Miami una empresa de seguridad en centros nocturnos creada por él. Sobre su vínculo inicial con la pelota y el posterior ingreso a Industriales, declaró a Cuba Lite que “hasta los 11 años estuve en la Pre Eide en natación, pero llegué a la pelota por la siguiente causa. Tenía un primo que se llamaba Yasser Roca, quien integró el equipo Cuba de béisbol, categoría 11-12 años, y luego murió a mi lado de un ataque de asma. Le prometí a Dios en el hospital que si él fallecía yo iba a empezar a jugar pelota, y lo hice, no me fue difícil, pues yo entrenaba con mi primo, que era mayor que yo tres años”.

“Con 13 años entré a la EIDE Mártires de Barbados y estuve hasta el último corte para ir a los Juegos Escolares. Después tuve que salir de la EIDE por una enfermedad producida por el crecimiento y tenía que estar un año y medio sin practicar ejercicios. No jugué más béisbol hasta los 16 años, que regreso a la EIDE y logro conformar el elenco a los Juegos Escolares, evento al que fui como el segundo pitcher de La Habana, detrás de Kendry Morales. Me invitaron a la preselección del equipo Cuba de esa categoría y fui eliminado en el antepenúltimo corte”.

“En los juveniles, primer año, era el tercer lanzador de la capital y ya tiraba entre 90 y 91 millas. En el último año era el pitcher más duro entre los juveniles cubanos, alcanzaba las 94 millas. Eso me ayudó a integrar el equipo Cuba juvenil al Campeonato Panamericano de Camagüey 2001, en el que quedamos campeones y yo era el quinto pitcher, detrás de Ifreidi Coss, Kendry, Juan Carlos Linares y Deiny Suárez. Además, estaban Zaidel Beltrán y Youser Aguilar. Yo era el más alto con 1.87 metros, pero bien delgado”.

Yamel, uno de los lanzadores más recordados en la primera era de Anglada como mentor de Industriales, sobre aquel torneo comentó: “eso fue lo más grande que me había pasado hasta ese momento, representar a mi país en un evento internacional, fue algo increíble cuando le ganamos a los favoritos estadounidenses en la lucha por la medalla de oro en Cuba, con un terreno repleto y jugar de noche por primera vez, eso fue hermoso. También el presidente cubano, Fidel Castro, fue y nos dio la mano a todos los integrantes antes del partido. En aquel momento, con solo 17 años, ver a Fidel y darle la mano era un sueño”.

“Recuerdo que llegué a la casa y le dije a mi abuela, quien sí vivió el triunfo de la Revolución, que le había dado la mano a Fidel, me miró a los ojos y me felicitó. Después le decía a la gente que su nieto había saludado a Fidel, pero no decía que su nieto era campéon panamericano juvenil”-sonríe. “Eso a mí me llenó de satisfacción y alegría, ver a mi abuela feliz. Ese resultado en Camagüey me abrió las puertas a no jugar la Serie Provincial e ir directo a la preselección de Industriales”.

Su irrupción en el principal elenco capitalino fue meteórica y lo recuerda de la siguiente manera. “Si no hacía el equipo Industriales en 2002, tenía que pasar a Metropolitanos, con el que tendría más oportunidades de llegar a la Serie Nacional y ser abridor. En los Azules sí me era más difícil, porque todavía estaban estelares como Lázaro Valle, de la Torre, Jorge Luis Machado, Luis Alberto González, Juan Pablo Echeverría y otros que tenían más de cinco temporadas. Sin embargo, gracias a Dios conformé los Leones de la Capital como el último pitcher, el 12, recuerdo que me mencionaron al final”.

“El excelente rendimiento que alcancé fue gracias a la oportunidad que me dio el manager Rey Vicente Anglada, pues  otros lanzadores no lo hicieron bien y yo me gané el puesto a través de la temporada.  Aparte, mi destacada actuación resultó, en gran medida, a la preparación realizada, a que tienes que tener talento y ser inteligente, aparte de tener un buen receptor y que tu equipo juegue bien y produzca más carreras que el contrario”.

Ese primer año subió al montículo en 21 choques (seis en funciones de abridor), con cuatro triunfos, ningún revés y una apertura en la postemporada. En sus dos últimas campañas sus guarismos se mantuvieron acompañados de la excelencia, al agenciarse 14 sonrisas, sucumbir cuatro veces y ser, a pesar de la juventud, uno los pitchers más confiable de Rey.

“Con los Azules las cosas me salieron muy bien y pude ser campeón en muy poco tiempo, todo un sueño que tenía desde niño. Además, en mi segundo año, durante la fase regular, terminé invicto y gané diez juegos. A Industriales nunca lo olvidaré, porque con ese equipo debuté como el último y terminé siendo el segundo lanzador”, aseguró el Indio de Playa, un espléndido pitcher en su época, que en la pelota cubana actual bien pudiera ser un Dios.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

559 compartidas

¿Cuál es Tu Reacción?

Me entristece Me entristece
0
Me entristece
Me divierte Me divierte
0
Me divierte
Me encanta Me encanta
10
Me encanta
Me asombra Me asombra
0
Me asombra
Ñoo Ñoo
0
Ñoo

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

D.L.R.

× ¡¡¡Contáctanos!!!
Choose A Format
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Countdown
The Classic Internet Countdowns
Open List
Submit your own item and vote up for the best submission
Ranked List
Upvote or downvote to decide the best list item
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF
Gif
GIF format

Send this to a friend