fbpx

Yohandry Aballe brilla en “Vuelve a mirar”: Una ¿singular? clave para entender su personaje

3 min


Yohandry Aballe. Foto tomada de la página en Facebook de Cubactores.

La telenovela Vuelve a mirar, del director Ernesto Fiallo y con guion de Amílcar Salatti y Joel Infante, nos presenta cada lunes, miércoles y viernes una trama centrada en historias de personas de la llamada “tercera edad”. No obstante, hay un personaje que se ha robado la atención de todos y no es precisamente un anciano. Miguelito, el hijo de Mercedes (Yamira Díaz) y Reynaldo (Osvaldo Rojas), se ha colado en nuestros hogares para hacernos disfrutar de una actuación única.

Del audiovisual ya te hemos hablado, por tanto, hoy nos centraremos en el rol interpretado por el actor Yohandry Aballe.




En este audiovisual encarna a un joven con características especiales (retraso mental), aunque independiente y con trabajo propio como relojero. Padece secuelas producto de la meningitis, debido a lo cual, su madre lo sobreprotege. Conoce a una muchacha y se enamora. Lo siguiente está por verse.

Un dato curioso aportado por la también actriz Massiel Dueñas es que la obra tuvo una versión para radio en Camagüey, provincia natal de Yohandry, y este defendió otro personaje en esa oportunidad, pues el actual no existía.




Para entrar en la piel del joven, el actor tuvo que estudiar mucho y conformó su caracterización basándose en diferentes historias. Yohandry, a quien hemos visto en otros materiales televisivos, ha dicho que esta ha sido una de sus mejores interpretaciones.

Miguelito vive carente de maldad y sin sentimientos negativos. Por esto último, no entiende por qué lo asaltan, ni tampoco percibe la frialdad con que su padre, en ocasiones, lo trata. Pese a ello, él continúa adorándolo. En su corazón solo hay espacio para buenos deseos, de ahí la manera tan especial que tiene de querer a Daniela (Grisell Monzón). No se percibe a sí mismo como diferente. Trabaja y siente la obligación de ser el hombre de la casa y dar dinero a su madre, aunque ella no lo acepte y lo sobreproteja. Mercedes siente que “el niño” aún no está listo para enfrentarse a la vida.




Las claves para entender a ese muchacho las aporta el propio actor: “es como un niño grande. Es una persona a la que Dios le hizo el favor de retrasarle un poquito el tiempo y lo convirtió en especial y diferente”.

Apareció por primera vez en el capítulo 5 de la telenovela, en una conversación con su hermano Ramón, en su cuarto, mientras arreglaba un reloj. En el episodio anterior sus padres se habían referido a él. Mercedes le cuestionó a Reynaldo que hubiera ido a la casa y se fuera sin visitar al hijo. Desde que lo conocimos, sobre ese joven siempre ha tenido enorme relevancia el “tiempo”.




En la 8va entrega comentó que llevaba dos días con un artefacto que lo mantenía ocupado. “Dos días”, insiste, “está complicado ¿tú crees que me puedas ayudar a arreglarlo?”, pide a su padre. Más adelante, cuando conoce a su novia Daniela, en lo primero en que se fija es que no tiene reloj y luego le regala uno.

Mientras el recurso para la construcción de otros caracteres, a nivel de guion, son sus historias y algunas particularidades dentro de estas, en el caso de Miguelito el tiempo es la clave. Sus parlamentos van son sobre lo complejo de los mecanismos de esos aparatos que arregla, o sobre si pasan más rápidas o más lentas las horas. A partir de ahí se entiende su esencia, su vida. El tiempo es, en resumen, la pista que nos dejan todos los relojes que lo rodean y su obsesión con ellos ¿Tendrá mucha más incidencia esa magnitud en el desarrollo futuro de los conflictos alrededor suyo? Habrá que esperar, pero creemos que sí.




Las muestras de cariño, aceptación y agradecimiento del público hacia el actor no se han hecho esperar. Las redes sociales están llenas de buenos deseos para él.

Hemos podido disfrutar de este actor en otras obras como el filme La hoja de la caleta (2019, dirigido por Mirtha González y donde tuvo un papel protagónico), la telenovela En tiempos de amar (2017, bajo la dirección de Ernesto Fiallo; esta producción fue la que lo hizo mudarse hacia La Habana y dejar su natal Camagüey) y la más reciente temporada de Rompiendo el silencio, entre otras, pues su carrera artística comenzó cuando tenía 18 años, tras los micrófonos de la emisora Radio Cadena Agramonte.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

2 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Muy buena la actuación de Yohandry, un personaje bien construido, muy creíble y real la interpretación. Felicidades para este actor que una vez más nos deleita con sus magníficas interpretaciones. Conozco muy de cerca un caso algo parecido y provocado por la misma enfermedad, lo que con menos intensidad, pero igual de sobre protegido. Por eso comprendo tan bien su personaje.

  2. Ha desarrollado un papel nunca visto y bien interpretado. Felicidades. Mucho queda para este actor.

× ¡¡¡Contáctanos!!!