fbpx

¿Qué ha sido de Zelma Morales, la “novia” de muchos tras su debut en telenovelas?

2 min


Zelma Morales. Foto: @cubaactores/ Instagram.

Hoy es siempre todavía (1987), Si me pudieras querer (1997) y En tiempos de amar (2017) son obras que tienen algo en común: la presencia de la actriz Zelma Morales. Entre ellas está la primera y la última de las telenovelas que hizo esta mujer, nacida en Caibarién pero asentada en La Habana desde muy joven.

Hace alrededor de cinco meses, contó en Somos Miami TV, que desde 2018 reside en Estados Unidos, a donde llegó para unirse a su hijo Fabián, quien vivía allí desde hacía un tiempo. Desde entonces se ha mantenido como una feliz ama de casa, alejada del mundillo que la dio a conocer.




En varias ocasiones ha rememorado sus comienzos. Siempre tuvo inquietudes artísticas, pero fue en el preuniversitario Raúl Cepero Bonilla cuando llegó la convocatoria de la Escuela Nacional de Arte (ENA); se anotó, como otras tantas jovencitas, por embullo, y la única que aprobó fue ella.

Allí fue a estudiar y, al graduarse, pasó al teatro (Conjunto Artístico de las FAR, Teatro Político Bertolt Brecht, Teatro Mío).




Su primer acercamiento a las pantallas llegó con la serie La frontera del deber (1984), policiaco donde tuvo un personaje que, en un inicio, era pequeño, pero luego intervino en varios capítulos. Allí era “la mujer del florero”, pareja del actor Miguel Navarro.

Luego tuvo que elegir entre las tablas y la TV, y aunque no tenía preferencia por ninguno en particular, se decantó por la televisión. Así se sucedieron los éxitos como Hoy es siempre todavía (1987), coprotagonizada junto a Francisco Gattorno. En aquel material, Zelma daba vida a la maestra de un joven estudiante que se enamoraba de ella. Según ha confesado, mientras la serie salía al aire recibió muchas cartas de adolescentes, locos de amor.




Zelma Morales y Francisco Gattorno en Hoy es siempre todavía. Foto tomada del perfil en Instagram de la actriz (@zelmamorales).

Si tuviera que mencionar alguna ocasión en la que haya sentido miedo y también una anécdota asociada a su profesión, la escena sería la misma. Un día, cuando salía de los estudios de televisión, ubicados en el edificio FOCSA, luego de la grabación y transmisión de un programa en vivo, una multitud de personas, en su mayoría jóvenes, la persiguió por la calle.

Tiene una hermana jimagua, muy tímida, que no guarda relación con el mundo de la actuación, pero trabajaron juntas en la telenovela Tierra Brava (1997). Para este audiovisual, la directora Xiomara Blanco le ofreció dos personajes: Regina, la madre de Verena, y Reina, la monja.




Este último fue el que más complejidad trajo para ella: no podía usar sus encantos femeninos, su belleza, ni resaltar nada con maquillaje; solo llevaba polvo traslúcido y no podía ser muy expresiva.

Destino prohibido (2000), Polvo en el viento (2008) y Santa María del Porvenir (2011) fueron otras producciones en las que actuó. Estando en Miami la han llamado desde la isla para ofrecerle algunos roles en piezas de este tipo.

Zelma mantiene, aunque pase el tiempo, la misma imagen e igual tono de voz: imponente. Ha dicho que le encanta la sicología. Esa hubiera sido su profesión en caso de no ser actriz, por todo aquello de ayudar a las personas y escucharlas.





¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!